DESCANSO PARA EL ALMA

DESCANSO PARA EL ALMA
Por: Jonathan Bravo
Salmo 94:16 -19
“¿Quién se levantará por mí contra los malignos? ¿Quién estará por mí contra los que hacen iniquidad? Si no me ayudara Jehová, Pronto moraría mi alma en el silencio.
Cuando yo decía: Mi pie resbala, Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba. En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, Tus consolaciones alegraban mi alma.”
Entre todos los himnos cristianos antiguos que aprendí de memoria cuando era niño, hay uno que no entendía. Fue hasta ya de adulto joven cuando no sólo comprendí su contenido, sino que comprobé su significado. Está inspirado en aquella noche cuando Jesús va dormido en el barco y los discípulos hacen todo lo que saben para sobrevivir a la tormenta y cuando es imposible todo esfuerzo, claman por la ayuda del Señor, quien con Su Palabra hizo al mar y al viento que le obedecieran. Este es un clásico, a ver si puede acompañarme. ¿Lo cantamos?
¡Maestro, se encrespan las aguas! ¡Y ruge la tempestad!
Los grandes abismos del cielo me cubren de oscuridad;
¿No ves que aquí perecemos? ¿Puedes dormir así, Cuando el mar agitado nos abre profundo sepulcro aquí?
CORO
Los vientos, las ondas oirán tu voz, ¡Sea la paz! Calmas las iras del negro mar, Las luchas del alma las haces cesar, Y así la barquilla do va El Señor, Hundirse no puede en el mar traidor. Doquier se cumple tu voluntad, ¡Sea la paz! ¡Sea la paz!
Tu voz resuena en la inmensidad ¡Sea la paz!
Maestro, mi ser angustiado, Te busca con ansiedad;
De mi alma en los antros profundos Se libra cruel tempestad;
Pasa el pecado a torrentes Sobre mi frágil ser,
¡Y perezco, perezco, Maestro! ¡Oh, quiéreme socorrer!
Maestro, pasó la tormenta, Los vientos no rugen ya,
Y sobre el cristal de las aguas El sol resplandecerá; Maestro, prolonga esta calma No me abandones más, Cruzaré los abismos contigo, Gozando bendita paz
Y hay un refrán mexicano que dice: “Barriga llena, corazón contento” pero como no todo lo que se dice en los refranes es totalmente cierto, ya le compusieron y ahora dicen: “Barriga llena, ¿corazón qué hacemos?” Dios en su Palabra, La Biblia nos da una de las más grandes promesas, a quienes deseemos tomarla: Jeremías 31:25:
“Porque satisfaré al alma cansada, y saciaré a toda alma entristecida.”
Los términos hebreos espíritu (ruaj), alma (nefesh) y cuerpo (bashar). Expresan la totalidad de la persona humana. En La Palabra No hay ningún interés de separarlos pues forman un solo ser. Usted no tiene un espíritu, ¡Usted es un espíritu! Usted no tiene un alma, ¡Usted es un alma! Dios preparó un cuerpo para cada uno de nosotros, sabía que dentro de ese cuerpo residiría ese ser espiritual, ese ángel caído que vendría a este planeta para escoger y decidir si seguiría para siempre al diablo en sus rebeldías o reaccionando al amor de Dios, escogería a Jesucristo y estaría en condiciones de regresar al hogar. El alma fue el regalo que recibimos de Dios para funcionar en este planeta.
El alma es con lo que percibimos nuestra existencia en este mundo. También se le llama “carne” “corazón” “mente” “conciencia” “emociones” “voluntad” “memoria” “Imaginación” (Le recomiendo la película “The Board”) Todos hemos aprendido a vivir en el nivel alma, “Lo que es nacido de la carne, carne es” (Juan 3:6) Todos valoramos la vida por los sentidos y por los instintos. Vivimos según las emociones, la conciencia y la voluntad, hacemos todo según la imaginación, la memoria, los afectos y los deseos. Esa alma, natural, no estuvo dispuesta a obedecer a Dios y al vivir independiente a Él, entra a un estado de pánico, desorden, inconformidad, inseguridad, remordimientos y resentimientos. Cada experiencia en la vida ha marcado profundamente a cada uno de nosotros. La falta de atención, la falta de respeto, de cariño, el abuso, las violaciones, las carencias, el modo de vivir con pecados y vicios de quienes nos han rodeado, la influencia y manipulación por otras personalidades, caracteres y pensamientos, acontecimientos dolorosos, traumáticos y de sufrimiento, la indecisión, la irresponsabilidad y la inestabilidad en las emociones, todo eso ha ocasionado incomprensión, egoísmo, inmadurez, insatisfacción, culpabilidad, enajenación, “ ¡Cansancio! ”
El alma cansada es usted con todas las tormentas de su vida. Cuando reconoce que ha trabajado en vano, que ha decidido mal, que busca su propia conveniencia, que se ha equivocado en la vida, que no es confiable, que se defrauda a usted mismo, que sufre y se auto compadece, el alma cansada es la que está atrapada en los recuerdos del pasado y en las angustias del futuro, en complejos, traumas, vicios o manías de juego, de codicia, de bebida, de drogas (pastillas), de ocultismo, de sexo, de robo, de mentiras, de comida, de trastornos del sueño, etc. El alma cansada es la que está a punto de rendirse frente a las compulsiones o ataques de culpar a otros, de celos, de ira, de miedo, de amargura, de resentimiento, de venganza, de nerviosismo, de timidez, de auto rechazo, de suicidio, de desesperación, de angustia y de locura.
Dios es nuestro Salvador y Señor. Solo su presencia, su gracia y bendiciones son el remedio que puede consolar nuestras almas cansadas y derrotadas. Así que lo debemos buscar, confesando nuestros pecados y tristezas que son las que nos fatigan. Debemos pedirle que sane nuestras heridas, que saque nuestras debilidades y que restaure nuestra pasión por la vida, La Salvación es el primer paso a conseguir y el gozo y la confianza son consecuencias de nuestra salvación. Consideremos La Palabra: Jeremías 6:16
“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos.
Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos.
Por tanto, oíd, naciones, y entended, oh congregación, lo que sucederá.
Oye, tierra: He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon mis palabras, y aborrecieron mi ley.
¿Para qué a mí este incienso de Sabá, y la buena caña olorosa de tierra lejana? Vuestros holocaustos no son aceptables, ni vuestros sacrificios me agradan.
Por tanto, Jehová dice esto: He aquí yo pongo a este pueblo tropiezos, y caerán en ellos los padres y los hijos juntamente; el vecino y su compañero perecerán.”
El cansancio del alma es un mal de muchos, de todos, mejor dicho. De los abuelos, padres, vecinos, amigos, etc. Además es la causa de todos los males físicos, mentales, morales y sociales. Es el pecado de haber rechazado a Dios y desear “vivir” dejándose llevar a la “ventura” y a la “mala suerte” ¡Reaccione! Dios le dice: “Haz un alto en tu vida, mira bien por dónde vas, pregunta cuál es El Buen Camino ¿y qué esperas? anda por El y hallarás descanso para tu alma.” ¿Entiende de lo que se trata? ¿Se lo digo claramente? Se trata de que reconozca su condición, de que acepte a Jesucristo como su Salvador y Señor, que renuncie a toda esa mugre vida sin Dios y se rinda a Él para aprender a hacer su voluntad. Mire otro par de Escrituras: Deuteronomio 28:65; Isaías 57:15-21
“Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo; pues allí te dará Jehová corazón temeroso, y desfallecimiento de ojos, y tristeza de alma;
y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y estarás temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida.
Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde! y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuese la mañana! Por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.”
“Porque así dijo El Alto y Sublime, El que habita la eternidad, y cuyo Nombre es El Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados. Porque no contenderé para siempre, ni para siempre me enojaré; pues decaería ante mí el espíritu, y las almas que yo he creado. Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón. He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados; produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré. Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo. No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos.”
Debemos aprender a vivir esa nueva vida en Cristo. El Señor le llama “Una vida nueva” “nacer de nuevo” “Nacer del Espíritu” “La Vida Abundante” “La nueva Creación” y “La Regeneración” ¡es el milagro más grande que ocurre en este planeta! Cuando alguno decide entregar el control y su existencia al Espíritu Santo, ¿Qué sucede? Bueno, es cuando por la Fe, aceptamos el regalo de Dios, El perdona todos nuestros pecados, nos libera de todas nuestras ataduras y hace una conexión confiable, no con el alma (la carne) sino con nuestro espíritu, le da Vida, la Vida de Dios, lo adopta como hijo suyo y como consecuencia llega la armonía a la vida personal, familiar, a la congregación y llegamos a ser bendición a otros. Esto es recibir y tener “Vida Espiritual” ¿verdad que no se compara con los pobres intentos de la psicología? No se moleste conmigo, gracias a Dios por los sicólogos, por los consejeros y por toda la observación y descubrimientos de la conducta humana, pero lo que quiero decir es que todo eso no alcanza para dar la Vida que Cristo da. Si las personas vinieran a Jesús, en un instante El les daría más que todos los tratamientos y terapias, gratuitamente y con resultados eternos. La respuesta a ese cansancio es la Salvación del alma. Mateo 11:28-30
“ Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”
Éxodo 33:14
“Y El dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.”
Si Usted le recibe, dejará de andar como perrito sin dueño, Tendrá un Pastor y su pobre alma será restaurada. La frase “En Paz Descanse” la aplican solo cuando alguien ya está muerto. ¿Pero sabe? Dios nos ama y desea que en esta vida, aquí en la tierra comencemos a tener la vida del Cielo ¿Dónde se le ha ofrecido algo como lo siguiente?
Jehová es mi Pastor; nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su Nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.”
Salmo 23:1-6
Otra cosa es cuando usted dice: “¡pues yo ya soy cristiano pero todavía tengo el alma cansada!” Allí mismo está diciendo la razón, ¡Se niega a descansar! Dios es tan bueno que diseñó un plan que incluye: “Para que descanses Tu, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, tu buey, tu asno” ¡Oiga, descanso hasta para la bestia! La palabra hebrea Shabbath significa algo más que solo dejar de trabajar. Significa tener paz, estar apacible, reposado, confiado y contento. Pero como el ser humano es muy dado a hacer doctrinas religiosas, hizo del reposo muchos enredos y pleitos. La carta a Los Hebreos en el capítulo 4 pregunta que ¿Qué es mejor? ¿Tener un día de reposo o tener el reposo de Dios dentro de nosotros? Hebreos 4:9-11
“Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.”
Si se da cuenta, es desobediencia no entrar al diseño de Dios. Nos volvemos a echar encima todas esas pesadas cargas cuando queremos vivir la vida cristiana con nuestras propias fuerzas. Porque es el equivalente a dejar de confiar en El. Es dejar de vivir por El Espíritu y querer funcionar otra vez según alma nada más. Isaías 30:15-18
“Porque así dijo Jehová El Señor, El Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis, sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos; por tanto, vosotros huiréis. Sobre corceles veloces cabalgaremos; por tanto, serán veloces vuestros perseguidores.
Un millar huirá a la amenaza de uno; a la amenaza de cinco huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre una colina.
Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en El.”
Usted que ya ha disfrutado de lo que es vivir en paz con Dios, no permita que se le pierda. Avive El fuego de Su Presencia en Usted. Reactívese dando alabanza y adoración, orando en lenguas, y anunciando Las Buenas Noticias a toda la gente. Isaías 28:9-13
“¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿A los arrancados de los pechos?
Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá;
porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo,
a los cuales El dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.
La Palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos.”
No pierda el gozo de La Salvación ni la paz del Perdón. No permita que el mundo con todos sus afanes le robe lo que El Señor ha hecho en Usted. ¿Recuerda qué sucederá en aquel que cree en Jesucristo?
“Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
El que cree en mí, como dice La Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en El.”
Otro viejo himno cristiano dice:
Por mucho tiempo yo vaguee sediento, sin encontrar feliz satisfacción. Mas cuando Cristo vino en mi consuelo, en El hallé respuesta a mi clamor. He descubierto la fuente viva donde mi alma halló satisfacción. Desde El Calvario fluye y da vida. Fuente preciosa de La Salvación.
Este es el tiempo de principios de dolores Algo muy extraño está sucediendo en este mundo, todo indica que estamos a punto de enfrentar el cumplimiento de las impresionantes profecías Bíblicas. Pero es diferente el impacto en quienes somos salvos que en los que están perdidos. Hay muchos pasajes que hablan de esto. Por hoy solo les muestro uno en las propias Palabras de Jesús.
“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;
desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.
Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.
Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” Lucas 21:25-28
Oremos, pongamos nuestras vidas en sus manos y al hacerlo, entonces estemos dispuestos a hacer los ajustes necesarios para firmar la paz de todas aquellas pasiones que batallan dentro de nuestra alma.