EL EVANGELIO ETERNO

EL EVANGELIO ETERNO
Por: Jonathan Bravo

Cita Bíblica: Apocalipsis 14:6,7
“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía El Evangelio Eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.”
El Mensaje que viene de Dios se llama “Evangelio.” (Abra su corazón, esto viene del cielo especialmente para Usted y para Mí ¡Gracias a Dios!) Esta palabra “Evangelio” tiene un significado tan grandioso, ¿lo sabe? y no podría ser de otra manera, pues recuerde que viene de Dios. Evangelio significa: “Las Buenas Noticias” y esas “Buenas Noticias” tienen que ver con el carácter del Dios Eterno y Perfecto, en quien no hay variación. Ya que toda La Biblia es una perfecta armonía, en Jeremías 31: 3 declara:
“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.”
Así que su amor siendo la naturaleza misma de Dios, es ¿Cómo? ¡Eterno! Tiene que ver no solo con algo que Dios desea comunicarnos, sino con algo que El decidió hacer desde antes del principio de los siglos, antes de que existiera el tiempo, en la eternidad. La Salvación no es entonces un plan improvisado de emergencia. No es algo de última hora que Dios haya implementado en medio de nerviosismo y desesperación; sino como dice el apóstol Pedro: “Cristo…destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros.” 1 Pedro 1:20
La Biblia es El Libro de Dios, No vaya a entender mal lo que voy a decir, escuche bien para que no se vaya a ir diciendo otra cosa. Dios ha tenido Su Libro Original por siempre en el cielo. Este que tenemos aquí es una copia, vale igual y es exactamente lo mismo, pero hay algo muy misterioso que Dios decidió hacer. Le voy a pedir que leamos La siguiente Escritura, en la que se nos describe que en algún momento en la eternidad se lleva a cabo un acuerdo tremendo. El que conocemos como “El Hijo de Dios” se acercó al “Padre” (Esto está escrito así para que lo entendamos nosotros) y le dijo: “En Tu Libro está escrito acerca de Mi, envíame a la tierra, quiero ir a hacer tu voluntad, quiero ir a hacer lo que te agrada.” “No quieres expresiones de ninguna cosa, pero has preparado un cuerpo a través del cual voy a servirte.” ¿Qué piensa de eso? Mire: Hebreos 10:5-17:
“Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste;
Mas me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.
Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad,
Como en el rollo del libro está escrito de mí. Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de allí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Y nos atestigua lo mismo El Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice El Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,
añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.”
Todas las figuras y todos los símbolos servían para anunciar La Venida del Ser más importante a este planeta. Miremos cómo lo dice David en Los Salmos y El Espíritu Santo por medio del profeta Isaías.
“Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras.” Salmo 19:4
“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,
así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” Isaías 55:10,11
¿A qué se refiere? ¿Recuerda el par de versículos del principio? ¿Qué dicen? “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía El Evangelio Eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” Entonces Está haciendo una comparación muy científica pero muy espiritual con la Venida de nuestro Salvador, el eco que retumbaría por los siglos su venida y el ciclo del agua en este planeta. Mire cómo lo dice Isaías y verá que no solo es poesía. Es Jesucristo descendiendo al igual que el agua siempre humilde, corriendo hacia abajo, regando la tierra, haciéndola germinar y producir, dando alimento, generando más producción y llegado el momento glorificarse por la acción física de la evaporación o en el caso del Señor con la poderosa resurrección de entre los muertos. ¿Qué le parece?
Jesucristo no es otro Dios, ES La Palabra de Dios hecha Carne, Juan 1: 1-4, 14 dice: “En el principio era El Verbo, y El Verbo era con Dios, y El Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. … Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” ¡Era La Palabra, estaba con Dios, Era Dios! Dicho de otro modo, Esa Palabra se encarnó en el vientre de La Virgen María y nació como un Bebé.
Así estaba anunciado, así sucedió para que se cumpliese lo que había dicho El Señor por medio de los profetas y nada tiene que ver con el carnaval que el mundo celebra en esta temporada. Porque el mundo con tal de celebrar, de pecar y de gastar, toma de pretexto lo que sea y le llama de muchas maneras pero ni piensa en Dios, supuestamente celebran el nacimiento de Jesús pero sin Jesús. Ya hemos enseñado por qué nosotros no celebramos “la navidad” en estas fechas, hemos hablado de los orígenes paganos e idólatras de esta celebración “cristianizada” hemos demostrado con Las Escrituras que Jesús no nació el 25 de diciembre, hemos descubierto lo que hay detrás de toda esa decoración de arbolitos, luces, esferas, nacimientos, coronas, un viejo gordo, regalos, tarjetas, abrazos, etc. Bueno, el año pasado hasta me metí en una discusión con unos pastores por el “merry christmas” Les pregunté si sabían lo que significaba eso y no supieron, entonces les dije que significaba “La misa de Cristo” y no les gustó. Pero de todos modos lo dicen como todo el mundo. ¡Ignorantes! ¡Sí! ¡Y es seguro que ignoran voluntariamente!
El Hecho más extraordinario es que El Dios Eterno, El Creador de todo, El Rey de reyes y Señor de señores, vino a semejanza de nosotros, en cuerpo humano ¡Eso si es grandioso! ¿No se le hace? ¡Se humillo y tomó forma de siervo y estando en la condición de hombre se humilló mas! Esto no es un Mensaje emocional con el que pretenda tocar su parte emotiva, lo que debo decirle es la razón por la cual Él vino. Mire en Miqueas 1:3-5
“Porque he aquí, Jehová sale de su lugar, y descenderá y hollará las alturas de la tierra. Y se derretirán los montes debajo de Él, y los valles se hendirán como la cera delante del fuego, como las aguas que corren por un precipicio.
Todo esto por la rebelión y por los pecados de la casa de Israel.”
Me gusta mucho ser realista en las cosas, no me hubiera gustado estar en los zapatos de José, ese hombre justo, ese hombre fiel, pero que cuando va a tomar a su esposa a la que tanto amaba, la encuentra con que está esperando un Bebé, “Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel,
que traducido es: Dios con nosotros. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.” (Mateo 1:20 – 25) En la versión de Lucas con lo que El ángel les dice a los pastores “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO El Señor. (Lucas 2:10,11)
El Único Nombre que significa Salvador es El Nombre de Jesús y el apóstol Pedro dice: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12) Por su parte Pablo declara: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (1 Timoteo 1:15-17) Y usted y yo hasta de memoria sabemos lo que dijo Jesús acerca de Sí mismo en Juan 3:16-21 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. El que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.
Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.” Y en Lucas 19:10 “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” Esa es la razón que a Este Mensaje se le llame de varias manera que incluyen cosas que nos llevarían mucho tiempo para compartir. Pero mírelas y pondré un comentario en cada una de ellas:

El Evangelio Eterno
El Evangelio de Dios
El Evangelio de La Gracia
El Evangelio de Cristo
El Evangelio de La Paz
El Evangelio Glorioso
El Evangelio del Reino

El pecado es algo muy serio, ¡Escuche bien! el infierno es real y terrible tanto como para que Dios haya tomado la decisión de venir personalmente para atenderlo. Así que no era solamente nacer, aquí hay algo muy profundo: Se le llama El Evangelio Eterno, porque quien lo obedezca, recibe La Vida Eterna y quien se lo pierda, tendrá La Condenación Eterna. Las cosas Eternas están más allá de nuestro control humano. Es más, ni siquiera alcanzamos a comprender la magnitud de la situación. La Biblia deja entrever que los humanos tuvimos una existencia anterior, que fuimos hallados culpables de rebelión contra Dios y que se nos ha concedido una oportunidad en esta burbuja de tiempo y espacio para ser redimidos.
“Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, Él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.” Hebreos 2:14,15
“Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad,
Tomaste dones para los hombres,
Y también para los rebeldes, para que habite entre ellos JAH Dios.” Salmo 68:18; Efesios 4:8
Era imposible la reconciliación con Dios a través de nuestros propios métodos. Pero en La Cruz se encontraron nuestros pecados con El Amor de Dios. ¡Ese es El Evangelio! “Además os declaro, hermanos, El Evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis La Palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a Las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a Las Escrituras.” (1 Corintios 15:1-4)
No es que Dios esté sediento de sangre, pero la sangre es tenida como la moneda espiritual que es aceptada por la justicia de Dios. Todos sabemos que en el intercambio comercial no se obtiene nada si no se da a cambio el equivalente a lo que se compra. La vida está en La Sangre y es tan valiosa que ni todo el oro y toda la plata del mundo podrían comprar una sola alma. El Evangelio es que La Sangre Preciosa de Jesús es suficiente para comprar y rescatar por la eternidad todas las vidas que se entreguen a Él. Su Sangre, Su Nombre, su Poder, Note por favor que es “SU”, ¡Él Es El Salvador! ¡Él Es El Señor! ¡Y nosotros somos los rescatados!
¿Recuerda lo que Cristo mismo dice en Juan 3:16 y 36?
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
“El que cree en El Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en El Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.”
Algo extraordinario sucedió con los discípulos y es lo mismo que debe sucedernos para que lleguemos a comprender estas cosas. ¿Qué es? ¿Y ahora que nos va a suceder? ¡Pues que El Señor abra nuestro entendimiento! ¿Cuántos desean eso?
Lucas 24:45-47
“Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen Las Escrituras;
y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que El Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su Nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.”
Dios es Bondadoso y Dios es Severo. Romanos 11:22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.
Romanos 2:16 “…Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi Evangelio.”

Para destruir toda potestad
Y traer luz en la oscuridad,
Para rescatar al hombre de pecar,
Es El Evangelio de Dios.

Para proclamar al pobre libertad,
Nueva vida al que no puede más,
Para los que lloran nació Jesús
Es El Evangelio de Dios

/// Y a Dios sea la Gloria ///
Es El Evangelio de Dios.

Para redimir a Su pueblo
de toda lengua tribu y nación,
Derramó su sangre por su amor
Es El Evangelio de Dios

El resucitó la muerte venció,
Cual ladrón en la no che vendrá
Y para siempre con Su Esposa reinará
Es El Evangelio de Dios.