EL QUE SE APARTÓ DEL MAL FUÉ PUESTO EN PRISIÓN

EL QUE SE APARTÓ DEL MAL FUÉ PUESTO EN PRISIÓN
Por: Jonathan Bravo
Cita Base: Isaías 59:1-15
“He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos. No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz. Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquí tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad. Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos. Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas; esperamos justicia, y no la hay; salvación, y se alejó de nosotros. Porque nuestras rebeliones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados: el prevaricar y mentir contra Jehová, y el apartarse de en pos de nuestro Dios; el hablar calumnia y rebelión, concebir y proferir de corazón palabras de mentira. Y el derecho se retiró, y la justicia se puso lejos; porque la verdad tropezó en la plaza, y la equidad no pudo venir. Y la verdad fue detenida, y el que se apartó del mal fue puesto en prisión; y lo vio Jehová, y desagradó a sus ojos, porque pereció el derecho.”

El patito feo es un cuento clásico-contemporáneo escrito por el autor Danés Hans Christian Andersen, sobre un patito particularmente más grande, torpe y feo que sus hermanitos. El cuento fue publicado por primera vez el 11 de noviembre de 1843 y fue incluido en la colección de Nuevos Cuentos de Andersen en 1844.

La vida del patito feo comienza cuando por error un huevo de cisne va a dar a una granja de patos, al nacer las diferencias entre sus "hermanos" son evidentes, el ganso es desproporcionado respecto de los hermosos patitos, todos en la granja se burlan de él. Cuando trata de compartir con sus "hermanos" estos lo rechazan y le recuerdan lo feo que es, incluso la mamá pata lo ofende y lo repudia. La vida del gansito se hace miserable y desgraciada.
Un día, estando llorando en el estanque, el reflejo de su imagen en el agua distorsiona aún más su figura, por lo que su llanto es más triste. En ese momento, una mamá cisne pasa por allí junto a sus crías y oye llorar desconsoladamente al gansito, se acerca y se llena de ternura y lo invita a unirse a sus crías; el "patito feo" al ver a sus nuevos hermanos se da cuenta que no es un pato como él creía; sino un ganso que se convertirá en un hermoso cisne. Entonces el gansito que era el "patito feo" nada orgulloso con su nueva familia ante los ojos incrédulos de la familia de patos que lo había rechazado.

Sufrimiento es la palabra que describiría perfectamente a nuestra generación. No hace falta ir hasta el otro lado del mundo para saber lo que es, porque dentro de la misma casa donde uno vive hay más probabilidades de ser infelices que de tener La Vida Abundante que El Señor nos propone en su Palabra. Y aun conociendo ya al Señor, sufrimos y sufrimos de más cuando dejamos de mirar a Cristo y a su obra que está realizando en nosotros.

Lo que sucede frecuentemente es que el ser humano está vencido espiritualmente a una mentalidad de víctima y como no puede salir por sus propios esfuerzos, en lugar de aceptar su terrible condición, culpa al destino, a la mala suerte, a la injusticia social, al gobierno y en el último de los casos culpa a Dios a quien desconoce.

El ser humano se cree muy listo y ha creído que es independiente de Dios. Sin embargo, La Biblia declara que todos vamos a tener que darle cuenta a Él, porque de Él procedemos y nos ha hecho responsables de las cosas que decidamos hacer en nuestra existencia en este mundo. La Biblia dice que el problema principal se llama pecado. El ser humano es pecador porque ha caído en esa desgracia, Dios le ama y ha dispuesto la manera apropiada para rescatar a cualquier persona que decida apartarse del mal, arrepentirse del pecado, creer en Jesucristo y recibir el poder para una vida diferente.

Pero el ser humano promedio no mira la gravedad de la situación, como que advierte que algo no está bien, pero se alegra en la maldad, se justifica de sus pecados y vicios, los defiende y hasta hace filosofías para convencerse que de algún modo mejorará. Uno de los fundamentos del humanismo declara lo siguiente: “El mundo es un sistema cerrado, donde todos los problemas y necesidades del hombre han sido originados por el hombre, por lo tanto, las soluciones las tiene el mismo hombre” Nada mas equivocado que eso, porque La Biblia dice que el ser humano es incapaz de salvarse a sí mismo. No puede salir de su condición, ni podrá, Solamente Jesucristo al morir en La Cruz y al Vencer la muerte, puede liberarnos.

Vamos a utilizar algunas definiciones de la palabra Pecado en Griego y en Hebreo para describir la miseria del ser humano sin Dios:
Gr. HAMARTIA: Pecado // No dar al blanco, No alcanzar el nivel deseado, No cumplir el propósito de fabricación.
Gr. ANOMIA: Pecado: //Salirse del Camino, Quebrar la ley, ilegalidad, Maldad.
Gr. PARABASIS: Pecado // Amenazar a Dios con el puño, Odiar a Dios, querer destruirlo.
He. AMAL: Pecado // Dedicación al mal, Infortunio, actuar para dañarse a sí mismo y a otros
He. ASHAM: Pecado //Enloquecer, perversidad, Pena por una culpa o delito. Pudrición.
He. AVON: Pecado // Caer con las piernas quebradas aplastado por una pesada carga. Dolor.
He. RASHA: Pecado //Espíritu maligno, espíritu sucio, terriblemente malvado y cruel. Ataduras
Toda la tristeza, todo el dolor, toda la angustia y desesperación son consecuencias del pecado, la maldad, los defectos de carácter, las malas relaciones de unos con otros, los vicios horribles, la culpabilidad, el miedo, la muerte y la condenación eterna no son cosas de las que los seres humanos puedan librarse por sus propios métodos. ¿Se dio cuenta que El Pasaje que leímos dice que aparte de malvados, somos como ciegos, como osos gruñendo y como palomas gimiendo?

“…andamos en oscuridad. Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos. Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas.”

¿Sabe a qué se refiere? Pues a que sin Dios no se sabe qué hacer. ¡Ciegos! ¿Y Los osos gruñendo? Pues a la vida sin Dios llena de enojo, de rabia, de insatisfacción. Cuando todo lo rezonga, nada le parece bien, nada disfruta ¡Qué diferencia cuando ya tenemos al Señor y en lugar de eso hay alabanza y gratitud, ¿verdad?! ¿Y lo de gemir lastimeramente como palomas? Pues son todas esas lágrimas de sufrimiento, todas esas noches sin dormir por la desesperación y la preocupación, toda esa ansiedad y miedos por falta de confianza en Dios. ¡Acepte a Jesús como El Rey y Señor de su vida y sabrá lo que es paz, porque vivirá seguro en sus manos!

“Pagan justos por pecadores” “No buscar quien la hizo, sino quien la pague” “Sin deberla ni temerla” “Quien mete paz, saca mas” son dichos mexicanos muy conocidos para referirse a “gente inocente” que sufre en lugar de los culpables. Aun así, existen cosas ya establecidas por Dios. “El hombre malo por sus malas acciones acorta sus días” dice Salomón. Y La Biblia también dice que “Apartarse del mal es la inteligencia” Job 28:28

La humanidad entera es como un gran público que celebra y aplaude las cosas más malas y luego pregunta, ¿Por qué todo está tan mal? Y cuando alguien se atreve a denunciar el pecado, a señalar las perversiones y a predicar salvación y regeneración para el hombre corrompido, entonces se molestan y no le aplauden, más bien le persiguen hasta destruirlo. El que no sigue la corriente es el raro ¿Por qué usted no es una persona normal? La Biblia menciona varios casos en los cuales, a los inocentes les fue mal. ¿Puede recordar algunos?

“Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos.” “Y dijo Israel a José: Tus hermanos apacientan las ovejas en Siquem: ven, y te enviaré a ellos. Y él respondió: Heme aquí. E Israel le dijo: Ve ahora, mira cómo están tus hermanos y cómo están las ovejas, y tráeme la respuesta. Y lo envió del valle de Hebrón, y llegó a Siquem.
Y lo halló un hombre, andando él errante por el campo, y le preguntó aquel hombre, diciendo: ¿Qué buscas? José respondió: Busco a mis hermanos; te ruego que me muestres dónde están apacentando. Aquel hombre respondió: Ya se han ido de aquí; y yo les oí decir: Vamos a Dotán. Entonces José fue tras de sus hermanos, y los halló en Dotán.
Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador.
Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños.
Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.
Y les dijo Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre.
Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí; y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto. Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte? Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él.
Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.” Génesis 37:2; 14-28

¿Se da cuenta de todo lo que le sobrevino a José? ¿Por qué José no era un hermano normal? Miremos a otro hombre de Dios, Jeremías. A quien le sucedió algo semejante que a José. ¿Por qué Jeremías no fue un profeta normal?

“Entonces hablaron los sacerdotes y los profetas a los príncipes y a todo el pueblo, diciendo: En pena de muerte ha incurrido este hombre; porque profetizó contra esta ciudad, como vosotros habéis oído con vuestros oídos.
Y habló Jeremías a todos los príncipes y a todo el pueblo, diciendo: Jehová me envió a profetizar contra esta casa y contra esta ciudad, todas las palabras que habéis oído.
Mejorad ahora vuestros caminos y vuestras obras, y oíd la voz de Jehová vuestro Dios, y se arrepentirá Jehová del mal que ha hablado contra vosotros.
En lo que a mí toca, he aquí estoy en vuestras manos; haced de mí como mejor y más recto os parezca. Mas sabed de cierto que si me matáis, sangre inocente echaréis sobre vosotros, y sobre esta ciudad y sobre sus moradores; porque en verdad Jehová me envió a vosotros para que dijese todas estas palabras en vuestros oídos.
Y dijeron los príncipes y todo el pueblo a los sacerdotes y profetas: No ha incurrido este hombre en pena de muerte, porque en Nombre de Jehová nuestro Dios nos ha hablado. Y dijeron los príncipes al rey: Muera ahora este hombre; porque de esta manera hace desmayar las manos de los hombres de guerra que han quedado en esta ciudad, y las manos de todo el pueblo, hablándoles tales palabras; porque este hombre no busca la paz de este pueblo, sino el mal. Y dijo el rey Sedequías: He aquí que él está en vuestras manos; pues el rey nada puede hacer contra vosotros. Entonces tomaron ellos a Jeremías y lo hicieron echar en la cisterna de Malquías hijo de Hamelec, que estaba en el patio de la cárcel; y metieron a Jeremías con sogas. Y en la cisterna no había agua, sino cieno, y se hundió Jeremías en el cieno.” Jeremías 26:11-16; 38:4-6

Los hijos de Dios muchas veces somos ciegos a los propósitos de Dios y algo peor, injustos con nuestro Padre Celestial, cuando le acusamos de que nos trata mal, cuando llegamos a pensar y a creer que les va mejor a los que no obedecen a Dios que a nosotros. El Señor conoce todo lo que pensamos y hablamos, El conoce nuestra alma y tiene qué ubicarnos.
“Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti?
Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?
Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon.
Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de Él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su Nombre.
Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.
Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve. Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama.
Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.” Malaquías 3:13 – 4:2

Parece que eso es como congre, pero ¿Qué tal cuando alguien muy personal en su interior se pone a mascullar sus inconformidades contra Dios? Mire el testimonio del hermano Asaf:

“Ciertamente es bueno Dios para con Israel, Para con los limpios de corazón.
En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos.
Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.
Porque no tienen congojas por su muerte, Pues su vigor está entero.
No pasan trabajos como los otros mortales, Ni son azotados como los demás hombres.
Por tanto, la soberbia los corona; Se cubren de vestido de violencia.
Los ojos se les saltan de gordura; Logran con creces los antojos del corazón.
Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; Hablan con altanería.
Ponen su boca contra el cielo, Y su lengua pasea la tierra.
Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí, Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.
Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.
Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia;
Pues he sido azotado todo el día, Y castigado todas las mañanas.
Si dijera yo: Hablaré como ellos, He aquí, a la generación de tus hijos engañaría.
Cuando pensé para saber esto, Fue duro trabajo para mí,
Hasta que entrando en el santuario de Dios, Comprendí el fin de ellos.
Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer.
¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores.
Como sueño del que despierta, Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia.
Se llenó de amargura mi alma, Y en mi corazón sentía punzadas.
Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti.
Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha.
Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria.
¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
Mi carne y mi corazón desfallecen, Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta. Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová El Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras.” Salmo 73

Quiero hacerle algunas preguntas: ¿Ya se decidió bien por Cristo o va a continuar jugueteando, perdido en sus caminos? ¿No se atreve a dejar al diablo y al mundo? ¡Le va a ir de mal en peor! ¿O ahora sí ya está caminando y obedeciendo al Señor? ¿Qué gana usted con apartarse del mal? ¡Le irá bien! Y es porque no solo se ha alejado del mal, pero ahora está dedicado a hacer el bien, lo que le agrada a Dios y por eso puede esperar bendición.

“La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! porque amontonaron mal para sí.
Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.
¡Ay del impío! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado.” Isaías 3:9-11

Observe un poquito la condición de la gente a su alrededor. Mire las noticias y si usted es un hijo o hija de Dios, es capaz de calificar las cosas que se ven. Donde quiera se están diagnosticando desordenes mentales; ¡así les llaman! ¿La Biblia les llama enfermos mentales o endemoniados? ¿Sabe algo? ¡Todo esto se va a multiplicar! “Por el necio corazón, por el entendimiento entenebrecido y por la mente reprobada” Romanos 1:18-32.

Hay tantas cosas que debiéramos lamentar, pero en lugar de eso, ésta generación es como de retrasados mentales y desvergonzada. Celebran lo antinatural, lo grotesco, lo inmoral, lo sucio y perverso. ¡No es sino de una pobre loca que contrae matrimonio consigo misma! Y están peor los que le atienden y le aplauden, eso sucedió apenas la semana pasada. Y otra noticia, posiblemente usted ya la oyó y si no, seguro que la va a oír pronto porque va a dar mucho de qué hablar: En Bolivia, uno de los países sudamericanos más atrasados, se está autorizando a los niños de 12 años para que ya sostengan relaciones sexuales de manera legal, sin que los padres puedan impedirlos. ¿Cómo ve? ¡Violencia, desastres, perversiones sexuales de todo tipo, droga, guerras, hambre, estrés, terror, etc! El hombre está perdido, debe recurrir al único remedio seguro ¡y vale más que sea pronto! ¡Sálvese quien quiera! ¡Sálvese usted porque queda poco tiempo! ¡Dios va a derramar su juicio sobre esta generación, y si no lo hace tendrá que disculparse con Sodoma y Gomorra!

“¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jehová de los ejércitos, y abominaron La Palabra del Santo de Israel.” Isaías 5:20-24
“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.
Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.
Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias.
Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.
Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe.
Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos. Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.
Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;
mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido Las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:1-17

Esta es su oportunidad para salir del poder asqueroso del pecado. Dios le ama, Su Brazo no se ha cansado de extenderse para salvar aun al más perdido, su oído no se ha cansado de escuchar cuando alguien clama. El Evangelio en sus cuatro versiones habla de cómo fue que el mundo religioso condenó al más inocente de todos los seres, a Jesús y en su lugar prefirieron poner en libertad a Barrabas. ¿Merecía Jesús esa cruz? ¿Merecía Barrabas la libertad? ¿Qué merece usted? ¿Por qué no se rinde de una vez por todas a Jesucristo, le acepta como Salvador y Señor y comienza esa vida trasformada por su poder y su voluntad? ¡Anímese, tiene todo qué ganar y nada que perder! ¡Apártese del mal y reconcíliese con Dios! y ¡Deje las consecuencias en sus manos!

CENTRO CRISTIANO HISPANO
Reunión Dominical: Salón de Los Veteranos 11:00 Hrs. P.O. Box 3455 Santa Rosa, CA. 95405 cchsr@gmx.us