EL TIEMPO ES CORTO

EL TIEMPO ES CORTO
Por: Jonathan Bravo
Cita Bíblica: 1 Corintios 7:29-31
“Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen;
y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.”
Los más adelantados científicos han dicho que el tiempo, es algo así como “una liga, un bonggie, un elástico” (¿No les parece como que Pablo ya sabía algo de La Relatividad?) Los Poetas le llaman “La Piel de La Vida” y La Biblia le define como una burbuja dentro de la eternidad (¡Que Creativo nuestro Dios!) y dice que como tal, llegará el momento de reventar y desaparecer. Yo sé que esto les parecerá a muchos una fantasía, pero miren cómo está escrito:
“Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo,
y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más,
sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como Él lo anunció a sus siervos los profetas.” Apocalipsis 10:5-7
Cualquiera se da cuenta de que estamos viviendo formidables acontecimientos, cosas fuera de “lo normal” ¿o No? Desastres, Guerras, Enfermedades, Epidemias, Hambre, Violencia, Maldad, Contaminación y Trastornos del Ambiente, Descontento Social, Anarquía, Vicios, Problemas en la Economía Global, Confusión, Angustia, Miedo, Tristeza, Muerte. Lo que casi nadie admite es ser capaces de creer el pronóstico del clima cada día, pero no creer que todas estas cosas terribles son el comienzo de los Juicios de Dios.
“Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. Mas Él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis! Mateo 16:1-3
El Señor Jesús, casi al final de su ministerio se refirió a claros indicadores que apuntarían a su retorno o segunda venida. A los grandes capítulos de Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21 se les conoce como “Señales antes del Fin” y “El Final de los Últimos días” A continuación les muestro esa serie de señales. Aunque hay muchas citas trabajaremos esos 3 capitulos.
“Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo Él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. Y estando Él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” Mateo 24:1-3; Marcos 13:3-5; Lucas 21:5-7
Claramente se refirió al templo al que los judíos consideraban garantía de refugio y seguridad. Jesús quiere que sus discípulos confiemos únicamente en Él. No hay amuletos o tradiciones o religiones que ofrezcan protección de ningún tipo frente al Juicio desatado.
“Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi Nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.” Mateo 24:4,5; Marcos 13:5,6; Lucas 21:7,8
Estamos leyendo solo de Mateo, pero en Marcos y en Lucas dice lo mismo con algunas variantes. Aquí se refiere a la proliferación de “pastores” “predicadores” “profetas” y “maestros” pervertidos y pervirtiendo El Evangelio. Machísima gente actualmente está siendo engañada porque se amontona para recibir la basura que se hace pasar como la predicación del Evangelio. ¿Sabe usted cual es El Evangelio de Jesucristo? ¿El autentico? Tiene que ver con arrepentimiento del pecado, pedir La Salvación y rendir su vida para obedecer a Dios. Pero en este tiempo tenemos justamente dos cosas opuestas: Se rechaza a los Buenos Ministros del Evangelio, acusándoles de anticuados, exigentes, radicales y peligrosos y por otro lado se recibe el veneno de los famosos y mundanos que apartan de la verdad. ¡Tengamos cuidado, hermanos! ¡Reconozca a la gente de Dios y no les crea a los disfrazados! ¡No se deje seducir!
“Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está El Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.”
Mateo 24:23-26; Marcos 13:21-23
¿Vamos entendiendo? ¿Por qué es esto tan importante? ¡Debería aterrorizarnos!
“Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.
Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” Mateo 24:10-13
Mire ahora lo que está de moda en Libia, en los países del medio Oriente y está por demás decirlo, en Haití, en Japón y muchos otros lugares. ¿Y sabe qué? ¡Es el principio! No me alegro, es triste, doloroso ¡y debemos clamar por La Misericordia de Dios!
“Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.
Y todo esto será principio de dolores.” Mateo 24:6-8; Marcos 13:7,8; Lucas21:9-11
¡Van a ocurrir todavía cosas más terribles!
“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;
desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.” Lucas 21:25,26; Mateo 24:29; Marcos 13:24,25
En medio de todo esto, existe un par de Señales que debiera interesarnos más que cualquiera de las otras, porque tiene que ver con la parte que le toca a Los Hijos de Dios.
“Y será predicado este Evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” Mateo 24:14; Lucas 21:13-18
¡Estos son Tiempos Proféticos! Es mucho lo que está en juego, Las Almas. De alguna manera La Iglesia verdadera de este último tiempo se levantará con El Poder de Dios desplegado como nunca, para manifestar La Gloria de Dios en el final de los tiempos de salvación. ¡Aleluya! ¡Los Cristianos no estamos atados! ¡Jesús no es Dios de pobrecitos, débiles y timoratos!
“Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” Mateo 24:22; Marcos 13:20
“Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones. Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama; como el huerto del Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado; ni tampoco habrá quien de él escape. Su aspecto, como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán.
Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como pueblo fuerte dispuesto para la batalla. Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes. Como valientes correrán, como hombres de guerra subirán el muro; cada cual marchará por su camino, y no torcerá su rumbo. Ninguno estrechará a su compañero, cada uno irá por su carrera; y aun cayendo sobre la espada no se herirán. Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones. Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor. Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo? Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios?
Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios? Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones. Y haré alejar de vosotros al del norte, y lo echaré en tierra seca y desierta; su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental; y exhalará su hedor, y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas.
Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas. Animales del campo, no temáis; porque los pastos del desierto reverdecerán, porque los árboles llevarán su fruto, la higuera y la vid darán sus frutos. Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado. Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.” Joel 2
¡Llegó el tiempo, igual que a una mujer le llega la hora de dar a luz!
“porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” Mateo 24:21,22; Marcos 13:19,20; Lucas 21:22,32,33
¿Y Que sigue? ¡Lo más extraordinario! ¡Cristo vendrá otra vez tal como lo prometió!
“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro. De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.” Mateo 24:27,30-36; Marcos 13:26-37; Lucas 21:27-36
¡Cristo Viene! ¡Cristo Viene! ¡Viene otra vez nuestro Salvador! ¡El Volverá! ¡Es mejor que ya venga! ¡El Espíritu y La Esposa dicen “Ven”! ¡Si, ven, Señor Jesús!
“Porque El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con El Señor.
Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” 1 Tesalonicenses 4:16-18
Ahora, Miremos la realidad en la que estamos viviendo. ¿Sí quiere? Seguimos en Mateo 24:
“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.
Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.
Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.
Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque El Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.
¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Mateo 24:37-51 comparar con Marcos 13:32-37; Lucas 21:34-36
No soy el tipo de predicador obsesionado con tomar posturas y líneas de interpretación profética las cuales ocasionan muchas controversias y confusiones. Pero veo venir el cumplimiento de cosas asombrosas. Tampoco creo que El Apocalipsis es tan difícil de explicar, es un Libro muy hermoso desde su nombre que significa “correr las cortinas para que pueda entrar la luz” “Revelación” Lo más sorprendente para mí no es entenderlo, sino lo que demuestra: Primero, La Revelación de Jesucristo, luego Las Cartas que son una evaluación de La Iglesia, y Los Jinetes, Los Sellos, Las Trompetas, Las Copas de Ira, Los Ayes o lamentaciones, Las Plagas. Todos ellos son Juicios combinados. ¡El Juicio de Dios! Lo más tremendo es que los seres humanos aunque de dolor muerden sus lenguas, aunque prefieran la muerte y la muerte huya de ellos, aunque pidan a las montanas caer sobre ellos, dice La Palabra, “que no se arrepienten ni reconocen a Dios” Eso es lo más trágico para los humanos, para usted que no quiere reconocer al Señor ni entregarle su vida para que la salve. Pero debe saber algo, ¡Le queda poco tiempo! Si está vivo hoy, es la oportunidad que Dios le da para que abandone sus pecados y comience una vida nueva dirigida y empowered por El Espíritu Santo. ¡Vienen días más terribles! Parece que Japón está muy lejos, parece que El norte de África está muy lejos de aquí, pero El juicio de Dios vendrá sobre toda la tierra.
Satanás también sabe que le queda poco tiempo ¡Y el sí está haciendo lo que sabe hacer!
“¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.” Apocalipsis 12:12
El Tiempo es Corto y los casados y los solteros, los que sufren, los que disfrutan, los que hacen negocios y ganan o pierden, los que invierten y trabajan, los que buscan deleites, todos, debiéramos considerar nuestras ocupaciones enfocándonos en las cosas eternas. ¡En el Arrebatamiento de La Iglesia, En La Resurrección de Los Justos, En La Bodas del Cordero, En El Tribunal de Cristo, En La Segunda Venida de Cristo, En El Juicio eterno, en El Cielo! ¿Le parecen fantasías? ¿Prefiere Los Juicios de La Gran Tribulación? ¿Espera al Anticristo? ¿No le importa su Salvación? ¿Cree que permanecerá en la tierra para siempre? ¿Usted no morirá? ¿Cree que El Lago de Fuego es un cuento? Jesús sostiene lo mismo en Mateo 24:35; Marcos 13:31; Lucas 21:33 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”
“Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.” Lucas 21:36
Cuando la trompeta suene en aquel día final,
y que el alba eterna rompa en claridad;
Cuando las naciones salvas a su patria lleguen ya,
y que sea pasada lista, allí he de estar.

En aquel día sin nieblas, en que muerte ya no habrá,
y su gloria el Salvador impartirá;
Cuando los llamados entren a su celestial hogar,
y que sea pasada lista, allí he de estar.

- Coro -
Cuando allá se pase lista, Cuando allá se pase lista,
Cuando allá se pase lista; A mi nombre yo feliz responderé.

Trabajemos por el maestro, desde el alba al vislumbrar;
Siempre hablemos de su amor y fiel bondad.
Cuando todo aquí fenezca y nuestra obra cese ya,
y que sea pasada lista, allí he de estar.

CENTRO CRISTIANO HISPANO P. O. Box 3455 Santa Rosa, CA. 95402 cchsr@gmx.us