GALILEA

GALILEA
Por: Jonathan Bravo
Cita Base: Juan 4:1-3
“Cuando, pues, El Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan
(aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos), salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea.”
La Nación de Israel aun conserva los nombres de algunas ciudades y regiones de su territorio. Ciudades y regiones milenarias. ¿Qué ciudades puede mencionar? Jerusalén, Hebrón, Nazareth, Belén. ¿Y regiones? ¿Si le diera un mapa podría señalarlas? ¿Cómo andamos en Geografía Bíblica? Mire los mapas en las últimas páginas de su Biblia y encontrará las regiones de Judea, Samaria, Iturea, Perea, Galilea, Decápolis, etc. Se le llama “La Tierra Santa” porque El Señor la recorrió durante su venida a este mundo. En cada lugar se desarrollaron verdaderos acontecimientos que no solo marcaron la vida de la gente de entonces, pero que tienen mucho que ver con nosotros. Cada lugar donde El estuvo fue impactado por sus declaraciones y sus hechos poderosos.
Jesús nació en Belén de Judea; esto le daba cierta alcurnia, porque Judea era la región de la gente preparada, de los más adinerados y de los poderosos del gobierno. ¡Usted ya sabe como son las personas más refinadas! ¿Cuántos de ellos tenemos aquí? ¡No tiene usted qué fingir lo que no es! Después de todo ya hemos entendido que El Señor nos ha perdonado de la fineza o de lo corriente que éramos sin Él en el mundo. Porque así se ha comportado la gente en todo tiempo. Y mientras que el de Judea era tenido como la crema y nata de la sociedad, el Samaritano era considerado como el perro, por causa de haberse mezclado con otras razas y los Galileos como esa pobre gente más atrasada en todos los aspectos. Así que eran tenidos como ciudadanos de segunda, de tercera y de última.
Es en este escenario de segregación y discriminación de todos contra todos, donde en secreto o abiertamente se demostraba el aborrecimiento; y El Jerusalenitano no le dirigía la palabra al Samaritano, y El Zelote no se llevaba con El Herodiano, donde los ricos, los políticos y los intelectuales tenían en poco a los de La Galilea; Es en medio de esta ensalada donde se cumpliría una de las más grandes profecías acerca de cosas del cielo. Miremos Isaías 9:1-7
“Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles. El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.
Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos. Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián. Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego. (¡Las apariencias!) Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”
El Ministerio de Jesús lo desarrolló principalmente en Galilea. ¿Qué tipo de gente encontró allí? ¿Es diferente a la de nuestra congregación? Veamos cómo anda en conocimiento de personajes Bíblicos. Empecemos con gente de Judea ¿Con quién se relacionó El Señor en Arimatea (Con José, El hombre principal que le bajo de la cruz y le prestó un sepulcro) y en Jericó (Con Zaqueo, aquel chaparrito de la restitución) en Jerusalén (según con mas los picudos) y en Betania (Con Lázaro el resucitado y sus hermanas)? Pero ahora dígame algunos de Galilea y Samaria, ¿A quien trató en Capernaum (Al paralitico que metieron abriendo el techo), en Gadara (El loco endemoniado de la legión), en Magdala (A María de quien expulsó 7 demonios), en Canaa (Esa boda donde se les acabó el vino), en Betsaida, (A la mayoría de los 12) en Nain? (A la viuda que iba camino al panteón a sepultar a su único hijo) Le dejo de tarea los lugares donde Jesús habló con La Samaritana y con esa mujer sirofenicia quien gritaba “¡Hijo de David, sana a mi hija!”
Si usted revisa El Evangelio, va a encontrar detalles importantísimos porque El Señor recorría a pie toda la tierra de la nación, algo así como 580 millas a lo largo y unas 300 millas de ancho, pero como algo recurrente y después de episodios de mucha confrontación con los religiosos y con los políticos, regresaba a Galilea Esa región alrededor del Mar de Galilea, ¡Que romantico! Galilea significa “Circuito” “Ciclo” Así que encontramos a nuestro Señor completando ciclos. Tengamos cuidado de aprovechar esas oleadas de su amor, de su misericordia y de sus cuidados, así como de sus enseñanzas.
Mateo 4:12-16
“Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea; y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí,
para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, Camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles;
El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; Y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció.”
Pero el mundo no entiende a Dios. El Evangelio de Dios frente a las doctrinas y tradiciones humanas parece fuera de lugar. El propio pueblo que tenía la promesa de su venida, no pudo reconocer el tiempo de su visitación, “A lo suyo vino y los suyos no le recibieron” (Juan 1:11) “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (Juan 1:12) Así de cerca, a distancia de un solo versículo de La Biblia está la diferencia de ser salvo o condenado. Pero como el hombre natural, aunque sea religioso, se enreda, se hace bolas, como decimos los mexicanos y se atora porque quisiera que Dios haga las cosas a la manera del hombre. Mire cómo lo dice Pablo. Y Descubra quienes son los descanchados aquí. 1 Corintios 1:22-31:
“Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;
pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;
mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.
Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;
para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en El Señor.”
¿Cuál es la razón de que El Señor tenga preferencia por lo que aparentemente es insignificante? Me voy a detener un momento aquí. Permítanme decirles el centro de este mensaje. Aunque llevaba tiempo pensando y adelantándole a la preparación de esta enseñanza, fue una madrugada del principio de esta semana que El Señor Realmente me dijo: “Diles que es para ellos” “Diles que muchos se han sentido insignificantes, débiles y fracasados en la vida” yo estaba aspirando y peleándome con el cable de la vacum que se me enredaba, y allí me vino esta Palabra que quiero que usted tome con gratitud, porque viene del corazón de Dios. Sé que a muchos les podrá sonar pretencioso de mi parte, pero El me dijo: “Diles que es para ellos, porque se han sentido insignificantes, débiles y fracasados en la vida.” ¿Es cierto? ¿Se ha sentido usted de Galilea? ¿Está triste y preocupado porque se siente pobre y en desventaja frente a los retos de la vida moderna? Consuélese y Anímese, es mejor ser de los sensibles de Galilea que de los arrogantes que rechazan la invitación que El Señor les hace. Lucas 14:15:
“Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en El Reino de Dios. Entonces Jesús le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos. Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado.
Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses.
Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses.
Otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir.
Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar. Dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.
Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena.”
Hay tanta gente que sólo tiene fama, fortuna y poder, ¡pero no es rica! Hay otros que presumen sus logros académicos, porque es todo lo que tienen, ¡pero no son sabios! Y muchos arraigados en alguna religión pero no están seguros de su salvación, no conocen a Dios ni le aman, ni le sirven ¡y su fe es vana! O ¿Ha oído alguna vez a alguien que dijese: «Yo era un pecador, la vergüenza de mi familia y un caso perdido en la sociedad, pero me puse a estudiar matemáticas, o me hice popular y famoso, y desde ese momento cambié completamente?». Sin embargo podríamos hallar no una, ni diez, ni cien, sino miles de personas que dirán: «Yo era un desdichado, vivía atormentado y sin esperanza hasta el día en que conocí a Jesucristo y el maravilloso poder de La Biblia. A través de él mi vida cambió, fui liberado de mis vicios, la paz entró en mi corazón y en mi hogar, ¡soy una nueva persona!» Ese es un verdadero milagro, eso es ser realmente rico y bienaventurado. ¿Y los recursos? ¡Pues El Señor los va a ir proveyendo en la medida que sean necesarios para hacer su voluntad! ¿Sabía usted que en los asuntos de dinero no funcionan igual las cosas para los cristianos que para los no salvos? Dirá: “¡¿No entiendo por qué no?!” Bueno, porque El Señor quiere que confiemos primero en El y que aprobemos como administradores siendo fieles en poco o en mucho. ¿Ya no le gustó eso?
Muchos llamados cristianos están cometiendo un peligroso error y un pecado contra Dios, cuando buscan arrastrar multitudes y predican la versión de “su evangelio” por codicia. Pero mire como debiera ser el trato entre cristianos: Santiago 2:1-13.
“Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del Reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el buen Nombre que fue invocado sobre vosotros? Si en verdad cumplís la ley real, conforme a La Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.”
El trato que El Señor les dio a los religiosos escribas y fariseos, a los herodianos y a la gente sin tantos adornos y pretensiones fue diferente. A ver si puedo explicarlo. A los complicados religiosos les habló directo. De manera muy drástica y no les mandó decir nada, quiero decir que estando predicando y estando ellos entre las multitudes, El les decía cosas como “Hipócritas” “Serpientes” “Ciegos” “Hijos del Diablo” etc. A los Herodianos, esos que no les importaba ninguna otra cosa que el partido político que sostenía y perpetuaba a los Herodes en el poder, siempre les trató con ironía y burla. Herodes el grande ni era judío y algunos llegaron a considerarlo “El Mesias”, Los Herodes (El Grande, Felipe, Antipas, Arquelao, Agripa I y Agripa II) fueron reyezuelos al servicio de Roma y continuamente hostigaban a Jesus (y en el tiempo de Los Apóstoles, su Obra) y le contradecían porque El les hablaba (Y habla) de Otro Reino, el de Dios. El del Cielo. En Lucas 13:31 dice “Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes (Antipas) te quiere matar.” Y ¿Cómo les respondió? 13:32 Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra.” No le tenía miedo y tampoco sometió su ministerio a sus órdenes. Jesús hablaba con autoridad Divina, Perfecta. El tenia todo el derecho para hablar así de todos los Herodes, aun a los modernos. “Esa Zorra” quiere decir alguien astuto pero menospreciable. Los Fariseos quienes temblaban ante el poder de Herodes, debieron quedar asombrados por la respuesta de Cristo.
Hechos 12 Habla de Agripa I, quien mandó azotar a los apóstoles ordenándoles no hablar más de Jesús, mató a Jacobo hermano de Juan y puso a Pedro en la cárcel; bueno, a ese Herodes mire como terminó: Hechos 12:20-24 “Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y de Sidón; pero ellos vinieron de acuerdo ante él, y sobornado Blasto, que era camarero mayor del rey, pedían paz, porque su territorio era abastecido por el del rey. Y un día señalado, Herodes, vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y les arengó (les dio un discurso) Y el pueblo aclamaba gritando: ¡Voz de Dios, y no de hombre! Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos. Pero La Palabra del Señor crecía y se multiplicaba.” (El historiador Josefo dice que este Herodes, ese día vestía vestiduras de plata y que padeció terriblemente durante 5 días antes de morir).
Pablo enfrentó al Herodes Agripa II. Le compartió El Mensaje y ¿Sabe que paso? ¡No, no se salvó! Mire Hechos 25 (Desde 25:13 hasta todo el 26 también) pero en 26:19-29 “Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial, sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento. Por causa de esto los judíos, prendiéndome en el templo, intentaron matarme. Pero habiendo obtenido auxilio de Dios, persevero hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder: Que El Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles. Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura. Pues el rey sabe estas cosas, delante de quien también hablo con toda confianza. Porque no pienso que ignora nada de esto; pues no se ha hecho esto en algún rincón. ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees. Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano. Y Pablo dijo: ¡Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto estas cadenas!” ¡Por poco se salva!
¿Por qué he gastado tanto tiempo hablando de los Herodes? Porque representan La Política y a los políticos con toda su corrupción, pero sobre todo con su oposición a Dios y a Su Reino. ¿Y usted quisiera ser un Herodes? Muchos quisieran ser presidente municipal, senador, diputado, Gobernador, rey. Hermana: ¿Quisiera usted ser la reina? ¡Ya es!
“¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques; porque he aquí que yo traigo mal sobre toda carne, ha dicho Jehová; pero a ti te daré tu vida por botín en todos los lugares adonde fueres.” Jeremías 45:5
El Evangelio dice que El Señor, después de su bautismo y tentación, se estableció en Galilea. Después del llamamiento y elección de los 12, hizo su primer recorrido en Galilea, ¿Dónde convirtió el agua en vino? ¡En Canaa de Galilea! ¿Donde multiplicó los panes y los peces? ¡En Galilea! El recorrió todo el país, pero cuando en Judea hablaban de su creciente popularidad, se fue a Galilea, cuando supo que Juan había sido Encarcelado, se fue ¿a dónde? ¡A Galilea! El murió en Jerusalén, pero al resucitar, ¿Dónde citó a los Discípulos? Miremos en Mateo 28:5-10:
“Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto El Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.”
Y es que Galilea no es un lugar geográfico nada más, ¡es un sitio espiritual! Es la tierra donde se encuentra el humano sin tantas pretensiones y con muchas complicaciones, allí está el leproso, el endemoniado, la mujer de todos y de nadie, allí está el pequeño comerciante que pesca lo de cada día, el estudiante que quiere progresar, allí está la pareja desesperada con problemas, y la familia que está a punto de desintegrarse, allí está el solitario, el deprimido, el olvidado y el migrante. Allí está el que despierta a la esperanza. ¡Galilea de Los Gentiles! Para ellos no hubo insulto, burla y acusación de parte del Señor. Solo hubo y hay un Gran Mensaje de Amor y del perdón de Dios.
¿Recuerda quienes fueron los primeros cristianos? ¡La mayoría, Galileos! ¿Recuerda quienes eran los que hablaban en Lenguas en Hechos 2? ¡Galileos! Y ¿Quiénes eran reconocidos como “Los que habían estado con Jesús”? ¡Galileos! Hechos 4:13,14 “Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba en pie con ellos, no podían decir nada en contra.”
¿Está Usted allí? Hechos 10:34-43
“Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando El Evangelio de la paz por medio de Jesucristo; Éste es Señor de todos. Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: Cómo Dios ungió con El Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con Él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que Él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De Éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en Él creyeren, recibirán perdón de pecados por su Nombre.”