LAS PROFECÍAS MAYA

LAS PROFECÍAS MAYA.

La civilización maya habitó una gran parte de la región denominada Mesoamérica, en los territorios actuales de Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y en el comprendido por cinco estados del sureste de México: Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, con una historia de aproximadamente 3000 años.

Durante ese largo tiempo, en ese territorio se hablaron cientos de dialectos que generan hoy cerca de 44 lenguas mayas diferentes.

Hablar de los "antiguos mayas" es referirse a la historia de una de las culturas mesoamericanas precolombinas más importantes, pues su legado científico y astronómico es mundial.

Contrariamente a una creencia muy generalizada, la civilización maya nunca "desapareció", por lo menos, no por completo, pues sus descendientes aún viven en la región y muchos de ellos hablan alguno de los idiomas de la familia mayense.

La literatura maya ilustra la vida de esta cultura, existiendo obras como el Rabinal Achí, el Popol Vuh y los diversos libros del Chilam Balam.

Con la conquista del imperio español fue destruido el modelo de civilización maya, el cual había generado tres milenios de historia.

La conquista española de los pueblos mayas no se consumó hasta 1697 con la toma de Tayasal, capital de los mayas.

El último estado maya desapareció cuando el gobierno mexicano de Porfirio Díaz ocupó en 1901 su capital, Chan Santa Cruz, dando así fin a la denominada Guerra de Castas.

Los mayas hicieron grandes e impresionantes construcciones desde el Preclásico medio así como grandes ciudades denominadas Nakbé, El Mirador, San Bartolo, Cival, localizadas en la Cuenca del Mirador en el norte del Petén.

Los mayas construyeron durante el Clásico las conocidas ciudades de Tikal y Quiriguá (ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979 y 1981 respectivamente), Palenque, Copán, Río Azul, Calakmul, Comalcalco (construida de ladrillo cocido).

Se puede clasificar como un imperio, pero no se sabe si al momento de colonizar impusieron su cultura o si fue un fruto de su organización en ciudades independientes cuya base eran la agricultura y el comercio.

Los monumentos más notables son las pirámides que construyeron en sus centros religiosos, junto a los palacios de sus gobernantes (lugares de gobierno y residencia de los nobles), siendo el mayor encontrado hasta ahora el de Cancuén, en el sur del Petén, muchas de cuyas estructuras estaban decoradas con pinturas murales y adornos de estuco.

Otros restos arqueológicos importantes incluyen las losas de piedra tallada usualmente llamadas estelas (los mayas las llamaban tetún, ‘tres piedras’), que muestran efigies de los gobernantes junto a textos logográficos que describen sus genealogías, entronizaciones, victorias militares, y otros logros.

La cerámica maya está catalogada como una de las más variadas, finas y elaboradas del mundo antiguo.

Los mayas participaban en el comercio a larga distancia en Mesoamérica, y posiblemente más allá.

Entre los bienes de comercio estaban el jade, el cacao, el maíz, la sal y la obsidiana.

Los mayas vivieron en la península de Yucatán y en algunos territorios de América central; en zona de llanura, entre el golfo de México y el Caribe.

La mayoría del territorio que ocupaban los mayas, era selvático.

Clima cálido tropical.

Se caracterizaba por su vegetación arbórea con epifitos, lianas, helechos, arbustos y hongos.

El promedio anual de lluvias es de 3.000 mm y el de la temperatura de 25 grados centígrados.

La republica mexicana se encuentra ubicada en la zona de confluencia de dos regiones biogeográficas, de tal modo que es posible encontrar aquí especies típicas del trópico, como el tapir o el quetzal, y de las regiones boreales, como el lobo, el águila real o el oso negro, por citar solo algunas.

Mayas ¿Como era el lugar que habitaban?.

Los Mayas no tenían máxima autoridad por eso tenían sus propias costumbres y autoridades.

Los Mayas estaban organizados en ciudades estados, que a veces se ayudaban o que a veces combatían entre ellos; pero compartían las mismas creencias Las ciudades más poderosas eran Tikal-Copan-Chichén-Itzá-y Uxmal.

Consistían en una serie de estructuras piramidales.

Ah Mun: dios del maíz, se le representa como un joven que lleva una mazorca de maíz. Ahau Kin: dios del sol.

Se le representa como un viejo de ojos cuadrados.

Buluc Chabtan: dios de la guerra y de los sacrificios humanos.

Chac Bolay: dios jaguar del inframundo.

Chac: dios de la lluvia.

Se le representa como un anciano con un ojo de reptil, una nariz larga enrollada y dos colmillos.

Itzamná: dios del cielo.

Ix Chel: diosa luna.

Los mayas tenían grandes templos en donde se hacían los sacrificios.

Los Mayas se destacaron por ser excelentes arquitectos.

En general, las ciudades Mayas eran grandes centros ceremoniales y administrativos.

Alrededor de una plaza central se levantaban enormes templos construidos con piedra , y otros edificios en los que vivían los sacerdotes y los nobles.

La sociedad maya puede dividirse en numerosas unidades de parentesco, compuestos cada una por familias que reconocen descender de un antepasado común.

La mayor o menor importancia dentro de su sociedad estará determinada por el grado de cercanía con ese antepasado.

Esto es muy importante, porque ese grado determinará la asignación de tierras cultivables que le correspondería a cada familia.

¿Como se organizaban las familias?.

La sociedad maya estaba organizada sobre la base de una marcada estratificación social, a la cabeza de la cual se encontraba la nobleza, los Almenehoob (" los que tienen padres y madres").

Este grupo privilegiado monopolizaba el poder y la autoridad al detentar los puestos políticos y religiosos.

El gobernante supremo de la provincia era, como ya vimos, el Halach Uinik (o Halach Wíinik) en quien residía el poder absoluto sobre los asuntos terrenales y espirituales.

Se le llamaba también Ahau ; sus emblemas eran el escudo redondo y el cetro en forma de figura antropomorfa con cabeza de serpiente.

El cargo de Halach Uinik era hereditario dentro de una sola familia, y pasaba del padre al hijo mayor.

Los mayas desarrollaron el sistema de escritura más completo de todos los pueblos indígenas americanos.

Con él escribieron todo tipo de textos: de medicina, de botánica, de historia, de matemáticas, de astronomía.

Los mayas se destacaron en Lenguaje, hablan alrededor de 30 dialectos.

Astronomía.

Los Mayas predecían probablemente los eclipses y salidas y puestas de las estrellas matutinas y el lucero vespertino.

Numeración, se cree que los sacerdotes idearon un sistema de numeración vigesimal.

Medicina, utilizaban hierbas y rituales.

Arquitectura, cultura Maya produjo una arquitectura.

Se conservan, además de las inscripciones, algunos códices.

Los códices eran libros que los mayas hacían con un papel blanco, fabricado con la corteza de los árboles.

En ellos también escribían todos sus conocimientos sobre medicina, astronomía y matemáticas.

Las construcciones mayas se hicieron de madera y piedra básicamente.

Entre las maderas se prefirieron la coba y el zapote, por ser muy resistentes a los ataques de las termitas.

Entre las piedras se usaron caliza, arenisca, mármol, etc.

Los Mayas se peinaban de distintas maneras.

Tanto los hombres como las mujeres se decoraban la cara y el cuerpo con pendientes, narigueras y pinturas.

Se sometían a una de deformaciones corporales como signos de belleza.

Los Mayas de los Altos de Chiapas y Guatemala usan vestimentas especialmente elaboradas, capas bordadas a mano para los hombres y faldas largas, fajas y blusas para las mujeres.

Los mayas tenían una técnica para cultivar.

Como la mayoría del territorio que ocupaban los mayas era selvático; para cultivar, necesitaban limpiar de árboles grandes extensiones.

El método que utilizaban era talar los árboles, y luego quemar la vegetación seca entre Marzo y Abril.

Después de las lluvias que se producían en Mayo, hacían agujeros con un bastón puntiagudo en la tierra fertilizada con las cenizas y depositaban semillas.

Este sistema se denominaba MILPA.

El cultivo principal era el maíz.

Era tan importante que le habían dado un significado religioso: decían que su dios había creado a los primeros hombres con pasta de maíz.

También cultivaban calabazas, algodón, tabaco, papa, cacao, tomate, ají y vainilla.

CURIOSIDADES MAYAS:

Inventaron el chicle: Extraían la resina de un árbol conocido como zapote, de la que sale el chicle.

Hacían vizcos a los niños nobles como signo de distinción social.

Las profecías mayas nos hablan del Sexto Ahau (Sexto Sol) que comenzará el 21 de diciembre de 2012.

Ese día se iniciará un período de 5200 años.

No es el fin del mundo como han malinterpretado personas fuera de la tradición maya.

Los Mayas sabían que todo esto iba a suceder y por ello nos dejaron un mensaje grabado en piedra que está constituido por un elemento de alerta y otro de esperanza que están contenidos en sus Siete Profecías.

El libro sagrado Maya del Chilam Balam, dice:

”En el trece Ahau, al final del último katum, el itzá será arrollado y rodará Tanka, habrá un tiempo en el que estarán sumidos en la oscuridad y luego vendrán trayendo la señal futura los hombres del Sol; despertará la tierra por el norte y por el poniente, el itzá despertará de nuevo”.

En el mensaje de alerta nos avisan de lo que va a pasar en éstos tiempos que vivimos, y en el de esperanza nos dicen de los cambios que debemos de realizar en nosotros mismos para impulsar a la humanidad hacia una nueva era, donde los valores más altos empiecen florecer a través de la práctica cotidiana de de éstos por cada uno de nosotros, para llevar a la humanidad hacia el amanecer galáctico, en donde en la nueva era ya no habrá más caos ni destrucción.

La primera profecía habla del final del miedo y nos dice:

“El mundo de odio y materialismo terminará el sábado 22 de de diciembre del año 2012 y con ello el final del miedo, en este día la humanidad se tendrá que escoger entre desparecer como especie pensante que amenaza con destruir el planeta o evolucionar hacia la integración armónica con todo el universo, comprendiendo y tomando conciencia de todo está vivo y que somos parte de ese todo y que podemos existir en una nueva era de luz."

La primera profecía nos dice que a partir de 1999 nos quedan 13 años, para realizar los cambios de conciencia y actitud para desviarnos del camino de destrucción por el que avanzamos, hacia uno que abra nuestra conciencia y nuestra mente para integrarnos con todo lo que existe.

Los Mayas sabían que nuestro sol (ellos le llamaban kinich-Ahau) es un ser vivo que respira y que cada cierto tiempo se sincroniza con el enorme organismo en el que existe, que al recibir un chispazo de luz del centro de la galaxia brilla más intensamente, produciendo en la superficie lo que nuestros científicos llaman erupciones solares y cambios magnéticos, ellos dicen que esto sucede cada 5125 años, que la tierra se ve afectada por los cambios en el sol mediante un desplazamiento de su eje de rotación, y predijeron que a partir de ese movimiento se producirían grandes cataclismos, para los mayas los procesos universales como la respiración de la galaxia son cíclicos y nunca cambian, lo que cambia es la conciencia del hombre que pasa a través de ellos, siempre en un proceso a la perfección.

Basados en sus observaciones los Mayas predijeron que a partir de la fecha de su civilización desde el 4 Ahau 8 Cumku, es decir, desde el año 3113 AC, 5.125 en el futuro, o sea, el 21 de diciembre del año 2.012 el sol al recibir un fuerte rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia cambiará su polaridad y producirá una gigantesca llamarada radiante.

Para entonces la humanidad debe estar preparada para atravesar la puerta que nos dejaron los Mayas, transformando a la civilización actual basada en el miedo en una vibración mucho más alta de armonía, solo de manera individual se puede atravesar la puerta que permite evitar el gran cataclismo que sufrirá el planeta para dar comienzo a una nueva era, un quinto ciclo del sol.

Nos dicen que el cambio de los tiempos permite ascender un peldaño en la evolución de la conciencia dirigirnos hacia una nueva civilización que manifestará mayor armonía y compresión para todos los seres humanos.

La primera profecía nos habla del tiempo del no-tiempo, un periodo de 20 años llamados por ellos un katum, los últimos 20 años de ese gran ciclo solar de 5.125 años, es decir desde 1.992 hasta el año 2.012. Profetizaron que hasta ese tiempo manchas del viento solar cada vez más intensas aparecerían en el sol, desde 1.992 la humanidad entraría en un último periodo de grandes aprendizajes, grandes cambios.

Asimismo la anunció que siete años después del comienzo de este período comenzaría una época de oscuridad que nos enfrentaría a todos con nuestra propia conducta, dijeron que las palabras de sus sacerdotes serían escuchadas por todos nosotros como una guía para despertar, ellos llaman a ésta época como el tiempo que la humanidad entrará al gran salón de los espejos, una época de cambios para enfrentar al hombre consigo mismo para hacer que entre al gran salón de los espejos y se mire, y analice su comportamiento con el mismo, con los demás, con la naturaleza y con el planeta donde vive.

Una época para que toda la humanidad por decisión consciente de cada uno de nosotros decida cambiar, eliminar el miedo y la falta de respeto de todas nuestras relaciones.

Que nuestra propia conducta de depredación y contaminación del planeta contribuiría a que estos cambios sucedieran; la primer profecía dice que estos cambios van a suceder para que comprendamos cómo funciona el universo y avancemos hacia niveles superiores dejando atrás el materialismo y liberándonos del sufrimiento.

Según las creencias ancestrales de la humanidad, finales de ciclos catastróficos como el que estamos viviendo se han producido en varias ocasiones y, a pesar de todo, el ser humano ha sobrevivido y ha seguido evolucionando, alcanzando nuevas cotas de conocimiento y expansión por todo el planeta, con el desarrollo de grandiosas civilizaciones, entre ellas la maya.

La quinta profecía maya profecía nos dice que todos los sistemas basados en el miedo sobre el que se fundamenta nuestra civilización se transformarán simultáneamente con el planeta y el hombre para dar paso a una nueva realidad de armonía, el hombre está convencido que el universo existe solo para él, que la humanidad es la única expresión de vida inteligente, y por eso actúa como un depredador de lo que existe.

Los sistemas fallarán para enfrentar al hombre consigo mismo y hacerle ver la necesidad de reorganizar la sociedad, y continuar en el camino de la evolución, que nos llevará a comprender la creación.

En estos momentos prácticamente todas las economías del mundo están en crisis, y se ha desatado una ola especulativa en todas partes, en solo un día 1.5 trillones de dólares cambian de mano en los mercados financieros internacionales.

Un 15 % de caída en los mercados hacen desaparecer una riqueza equivalente a la producción anual de todas las fábricas de EEUU.

Desde 1.995 la economía mundial no está dominada por el intercambio de automóviles, acero, trigo y otros bienes y artículos reales, sino por el intercambio de divisas acciones y bonos; es decir de riqueza virtual con la que es muy fácil especular.

El síndrome de la tarjeta de crédito se ha vuelto un mal común.

El hombre se endeuda mas allá de lo que gana poniendo su economía personal en la cuerda floja y eso se refleja en todos los niveles, la especulación entorno al capital financiero condujo a una situación económica muchos más delicada que la de 1929 antes del derrumbe de la bolsa en 1.930.

Casi todas las economías están en problemas y los salvavidas gubernamentales, con dinero de bancos que están al borde de la quiebra, dificultan aun más todo este proceso.

Existen situaciones de alto riesgo en el sistema económico y en el manejo de información, y si a esto le agregamos el aumento en la actividad del sol que puede causar daños irreparables en los satélites, la situación se complica.

Con las llamaradas solares se recibe una dosis inusual de rayos ultra violeta que se expanden a la atmósfera superior de la tierra, disminuyendo la presión que existe sobre los satélites que están a baja altura, esto los hace bajar de orbita a una mucho más rápida, perdiéndose contacto temporal con ellos en el mejor de los casos e interrumpiendo todas las comunicaciones del planeta; también puede suceder que los 19.000 objetos que se encuentran en la órbita de la tierra al recibir una alta dosis de electromagnetismo del sol, vean dañados sus componentes electrónicos y dejen de funcionar para siempre.

Al afectarse la ionosfera por las extraordinarias emisiones solares, se producen alteraciones en todas las comunicaciones de radio y televisión pues es en esa capa de la atmósfera es donde se trasmiten y se reflejan las distintas frecuencias.

Tenemos entonces que las economías y las comunicaciones son sistemas muy frágiles e interconectados a todos los demás, la red eléctrica es especialmente sensible a las llamaradas solares como ocurrió durante nueve horas en todo Québec, en 1989.

El sistema de electricidad es la columna vertebral de nuestras sociedades contemporáneas, si fallaran, fallarían uno tras otro todos los demás sistemas como fichas de dómino que caen consecutivamente.

Se dice que un sistema es igual de fuerte al más débil de sus componente o eslabones, imaginemos como reaccionaria nuestra sociedades a todos estos sucesos simultáneos, la comida comenzaría a escasear.

Las comunicaciones serán imposibles, el tráfico enloquecerá en todas las ciudades, la economía se paralizara, la mayoría de la gente perderá la razón, comenzaran los desordenes civiles que por la cantidad de gente involucrada desbordara todos las expectativas y controles de los gobiernos.

Esta situación de descontrol total modificara para siempre todos los sistemas de la sociedad, surgiendo un sólo camino espiritual común para toda la humanidad que terminara con todos los límites establecidos en las distintas maneras de ver a Dios.

El nuevo día galáctico esta anunciado por todas las religiones y cultos como una época de paz y armonía para toda la humanidad.

Es claro entonces que todo lo que no produzca este resultado, deberá desaparecer o transformarse, la nueva época de luz no puede tener una humanidad basada en la economía militar de imposiciones de verdades por la fuerza.

El libro sagrado Maya del Chilam Balam, dice: …..

”En el trece Ahau al final del último katum, el itzá será arrollado y rodará Tanka, habrá un tiempo en el estarán sumidos en la oscuridad y luego vendrán trayendo la señal futura los hombres del sol; despertará la tierra por el norte y por el poniente, el itzá despertará”.

La primera profecía anunció que siete años después del comienzo del último Katum es decir en 1999 comenzaría una época de oscuridad que nos enfrentaría a todos con nuestra propia conducta dijeron que las palabras de sus sacerdotes serían escuchados por todos nosotros como una guía para despertar ellos llaman a esta época como el tiempo que la humanidad entrara al gran salón de los espejos, una época de cambios para enfrentar al hombre consigo mismo para hacer que entre al gran salón de los espejos y se mire, que mire y analice su comportamiento con el mismo, con los demás, con la naturaleza y con el planeta en donde vive.

El libro sagrado Maya del Chilam Balam, dice:

”En el trece Ahau, al final del último katum, el itzá será arrollado y rodará Tanka, habrá un tiempo en el que estarán sumidos en la oscuridad y luego vendrán trayendo la señal futura los hombres del Sol; despertará la tierra por el norte y por el poniente, el itzá despertará de nuevo”.

Los Mayas sabían que todo esto iba a suceder y por ello nos dejaron un mensaje grabado en piedra que está constituido por un elemento de alerta y otro de esperanza mismos que están contenidos en sus Siete Profecías, en el mensaje de alerta nos avisan de lo que va a pasar en éstos tiempos que vivimos, y en el de esperanza nos dicen de los cambios que debemos de realizar en nosotros mismos para impulsar a la humanidad hacia una nueva era, donde los valores más altos empiecen florecer a través de la práctica cotidiana de de éstos por cada uno de nosotros, para llevar a la humanidad hacia el amanecer galáctico, en donde en la nueva era ya no habrá más caos ni destrucción.

Las visiones de futuro, de nuestro presente están en las siete profecías que se basan en las conclusiones de sus estudios científicos y religiosos sobre el funcionamiento de universo.

Si le gustó deje un comentario en WWW.REVELACIONES.US