NO ES DE TODOS LA FE

Cita Bíblica 2 Tesalonicenses 3:1-5
“Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que La Palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.
Pero fiel es El Señor, que os afirmará y guardará del mal.
Y tenemos confianza respecto a vosotros en El Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.
Y El Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.”
El jueves pasado tuve el honor de reunirme con distintos líderes espirituales (religiosos) de la ciudad. Compartimos un muy saludable desayuno y cubrimos la agenda por la que fuimos convocados. Sobra decir que fue una reunión por demás interesante, no estábamos reunidos con fines ecuménicos, sino para compartir las oportunidades y desafíos que enfrentamos en la comunidad. Aun así (Y porque estoy plenamente consciente de la realidad espiritual) pude dirigirme a los presentes, diciéndoles que siento una verdadera responsabilidad por nuestra ciudad y específicamente por la comunidad hispana, pero que he encontrado en Jesucristo el diseño y el desafío para una vida nueva. Una vida que está más allá del ritual, más allá de la ceremonia y de la denominación; imposible para el potencial humano, pero que si entregamos y rendimos nuestra vida al gobierno del Espíritu Santo, erradicaremos tantos males y tendremos como resultado verdaderos valores como individuos, como familia y como sociedad.
Se oye bien, gusta, pero a muchos les parecen palabras sin sentido, una teoría. La mayoría de la gente no se atreve a tomarle La Palabra a Dios, algunos no entienden de lo que se trata pero otros sí entienden aunque no aceptan. Estamos viviendo en el tiempo donde parece que se confía en Dios, pero es mentira. La realidad es que cada quien hace lo que le parece y le gusta, según sus regulaciones religiosas, según sus ocurrencias o por imitación de lo que ha visto en otro lado. Porque eso es más fácil que escudriñar La Palabra y obedecer a Dios. Pero debemos hablarles a todos “…por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” 2 Timoteo 2:25, 26
El Mensaje de hoy suena muy elitista… Yo sé, ¡Y es cierto! ¡Es muy Exclusivo! El refrán mexicano dice: “¡Ni somos todos los que estamos, ni estamos todos los que somos!”
Llegar a La Fe de Jesús significa aceptar a Jesucristo como Salvador y Señor. No es meterse a una religión, sino entrar a una relación personal, expresar la Vida que es Cristo cada día y asegurarse de tener La Vida Eterna. ¡Salir del pecado y del control del diablo para servir a Dios! ¡Ese es El Evangelio! ¡Eso es vivir la Fe que está en Jesús!
Una vez perdido vivía yo,
Lejos y vagando en error;
Mas la voz de Cristo me alcanzó,
Me llamó con tierno amor.
Coro
Hay un nombre nuevo en la gloria,
Mío es, mío es;
Y los ángeles cantan la historia,
"Salvo es el pecador"
¡Oh! hay un nombre nuevo en la gloria,
Mío es, sí, mío es;
Todos mis pecados ya son perdonados,
¡Gloria al Señor!
En la Biblia dice, que salvo soy
Por la gracia de Jesucristo;
Y por fe en su Nombre a la gloria voy,
Porque Él me rescató.
La Voluntad de Dios es ¡Que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad! (1 Timoteo 2:4) ¡El es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento! (2 Pedro 3:9) El Señor entregó su vida por todos los pecados de todos los seres humanos. El es El Único mediador entre Dios y los hombres; así que cuando El nos invita a venir a Él y hacer efectivo el regalo de La Salvación y La Vida Eterna, se dirige a “Todo aquel que crea…” “…Si alguno…” “…El que quiera” (Juan 3:16; 7:37; Apocalipsis 22:17) ¿Se da cuenta que El Señor no discrimina?
Entonces, Por favor que El Señor nos explique qué quiere decir en Mateo 22:14:
“Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.”
Es una declaración muy drástica. ¡Usted y yo la sabemos de memoria! ¡Muchos la dicen y ni saben que está en La Biblia! Con esa frase El Señor termina una parábola acerca del Reino de Dios, que estaba explicando a los religiosos de su tiempo. Vamos a leerla para comprender bien lo que sigue: (Mateo 22:1-14) ¡Lea bien y con mucho cuidado!
“Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: El Reino de los Cielos es semejante a un Rey que hizo fiesta de bodas a su Hijo; y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir. Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron. Al oírlo El Rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad. Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados. Y entró El Rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. Entonces El Rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.”
Son dos tipos de personas que son “rechazadas” ¿las descubrió? ¡Le pido toda su atención porque usted podría estar representado con alguna de ellas! Primero, “los que fueron convidados pero no eran dignos.” “Los que no quisieron venir.” Entre ellos están: ya lo leimos “los que no hacen caso” “Los que se alejan” “Los ocupados” “Los que solo buscan negocio” “Los buscapleitos” “Los que se enojan cuando se les invita” “Los que se oponen a los siervos” “Los homicidas” ¡Yo miro que recibieron la invitación una y otra vez! ¡Qué paciencia la de nuestro Rey! ¿Y ¿Qué les va a hacer El Rey? Mire La Escritura: ¿Qué dice? “Al oírlo El Rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.” ¡Tenemos tantos de esos el día de hoy! ¡No quieren! ¡No les interesa! ¡Cambian lo que es nada por lo que de veras vale! ¡Eso es de tontos! Perdóneme ser rudo por un momento ¡Es como tratar de encontrar los desperdicios en el lodo, cuando podría sentarse en la mesa del Rey!
Los segundos, ¡esto se pone más gweno pero más feo! ¡De veras! “Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.” Gracias a Dios, otra vez se llama a gente de toda condición y clase. Ah, pero atentos a lo que sigue: “Y entró El Rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. Entonces El Rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” ¿¡Qué severo ese Rey!? Y ¿A quién representa “este colado”? ¡Sí, creyó que podía ir “de gorrita”! La Biblia dice “Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el lodo.” Fui rudo hace unos momentos con unos, debo ser muy rudo con estos: ¡Perdóneme! ¡Ahora resulta que cualquier cabra, cualquier perro, cualquier puerco y cualquier jumento se cree “oveja perdida”! ese colado representa ¿a quién? a ¡La gente que ha conocido de Dios, de La Palabra… Para su perdición! ¡Porque no se ajustan al Plan, no obedecen a Dios ni aun con varazos cada 15 minutos!
“El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado la tierra,
Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.
De Sion, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido.
Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de Él,
Y tempestad poderosa le rodeará. Convocará a los cielos de arriba,
Y a la tierra, para juzgar a su pueblo.
Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.
Y los cielos declararán su justicia, Porque Dios es el juez. Selah
Oye, pueblo mío, y hablaré; Escucha, Israel, y testificaré contra ti:
Yo soy Dios, El Dios tuyo. No te reprenderé por tus sacrificios,
Ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí.
No tomaré de tu casa becerros, Ni machos cabríos de tus apriscos.
Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados.
Conozco a todas las aves de los montes, Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.
Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud.
¿He de comer yo carne de toros, O de beber sangre de machos cabríos?
Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo;
E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.
Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes,
Y que tomar mi pacto en tu boca? Pues tú aborreces la corrección,
Y echas a tu espalda mis palabras. Si veías al ladrón, tú corrías con él,
Y con los adúlteros era tu parte. Tu boca metías en mal,
Y tu lengua componía engaño. Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano;
Contra el hijo de tu madre ponías infamia.
Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú;
Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos. Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, No sea que os despedace, y no haya quien os libre.
El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino,
Le mostraré la salvación de Dios.” Salmo 50
¿Cómo la ve? ¿Tendrá razón Dios? Alguien me envió un mensaje de reclamo. Dice que todo lo que predicamos y enseñamos aquí es de un solo tono, que hablamos únicamente para reprimir a las personas. ¡Óigame bien! ¡Si usted se salva por esta enseñanza de “represión” lo va a agradecer por la eternidad! ¡Dios es bueno! ¡El Señor es paciente! ¡Es misericordioso! Ya hizo Todo lo que podía hacer para salvarnos y nos sigue buscando, animando, rogando para que nos reconciliemos con El, pero EL ES SANTO, ES PERFECTO Y JUSTO. Y no, NO va a permitir a criaturas descuidadas, perezosas, irresponsables, destanteadas y sucias, habitar para siempre junto a Él. Hermanos: ¡Ser “Cristianos” es ser “Gente de Clase”! Estábamos cantando apenas hace unos minutos “Con tu sangre nos has redimido para nuestro Dios… de todo linaje, pueblo, lengua y nación… Nos has hecho reyes y sacerdotes para nuestro Dios…” ¿Cómo son esos reyes y esos sacerdotes? ¡Hemos salido ya de la inmundicia! Sí, hay muchas religiones, hablan hasta de Dios y de cosas muy bonitas para manipular a los ingenuos; pero solo los que buscan a través de Jesucristo, La Gloria, La Inmortalidad y La Incorrupción, son quienes vivirán con Él para siempre. ¡Están inscritos en El Libro de La Vida!
Eso es diferente al llorar y crujir de dientes. ¿Verdad? En la primera cita que leímos de 2 Tesalonicenses donde Pablo habla “de hombres perversos y malos” refiriéndose a algunos “ministros” desubicados a propósito por ganancias materiales, opuestos al Apóstol y al Evangelio de Jesucristo, también está hablando, en contraste, de la calidad de los cristianos en Tesalónica. Le recomiendo leer las dos cartas a Los Tesalonicenses, porque mientras a unas congregaciones les amonesta duramente, como a Los Corintios y a Los Gálatas y les dice que “son la vergüenza del Evangelio” a Los Tesalonicenses les reconoce madurez, les felicita, anima y les dice que “son el ejemplo” de los que creen en Jesucristo. ¿Qué le parece?
“Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo La Palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído. Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada La Palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada; porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.” 1 Tesalonicenses 1:6-10
¿Verdad que sí hay otro tono? ¡Claro que sí! Pues está hablando de los hijos de Dios que son dignos, que le honran siempre, que perseveran sirviéndole y agradándole. Pero a los que se oponen al Señor, siempre se les ha tratado y siempre se les tratará de la misma manera.
“Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en Él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que Él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.” Romanos 3:21-26
Miremos un par de Escrituras más y les explico un poquito:
“Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, Él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.” Nehemías 2:20
“Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.
Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad. Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba El Evangelio del Reino de Dios y El Nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito. Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido La Palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan;
los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen El Espíritu Santo;
porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en El Nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían El Espíritu Santo. Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba El Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba El Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.
No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí.” Hechos 8:5-24
¿Verdad que no es de todos La Fe? ¡“Y no es que Dios diga para ti sí y para ti no!”
“Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con Él.” 2 Crónicas 16:9
Quise dejar para el final un punto: ¡El Evangelio (que no es una religión) es para pecadores indignos! ¡Para quienes reconocen su condición y no tienen con qué pagarle nada a Dios! No es para los auto confiados y auto justificados. ¡Es para usted si quiere ser salvo!
“Y al pasar, vio a Leví (Mateo) hijo de Alfeo, sentado al banco de los tributos públicos, (Era cobrador de impuestos) y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió. Aconteció que estando Jesús a la mesa en casa de él, (Le dijo sígueme y fueron a su casa. Ja ja) muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús y sus discípulos; (Estaban todos sus colegas) porque había muchos que le habían seguido. Y los escribas y los fariseos, viéndole comer con los publicanos y con los pecadores, dijeron a los discípulos: ¿Qué es esto, que Él come y bebe con los publicanos y pecadores? Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” (Mateo llegó a ser un discípulo y un apóstol muy cercano a Jesús y escribió el primer Evangelio) Marcos 2:14-17
Invito a los que están listos para venir a Jesús a que pasen al frente. Les guiaré en oración. No viene para meterse a alguna religión. Si recibió la invitación y decide entrar a La Fe, Entregue su vida a Jesucristo hoy. Hágalo para siempre. Pero hágalo sinceramente.

CENTRO CRISTIANO HISPANO P. O. Box 3455 Santa Rosa, CA. 95402 cchsr@gmx.us