PARA COMUNICARLES ALGUN DON ESPIRITUAL

PARA COMUNICARLES ALGUN DON ESPIRITUAL Por: Jonathan Bravo
Cita Bíblica: Romanos 1:8-16
“Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.
Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en El Evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros. Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados; esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mí.
Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás gentiles. A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.
Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros El Evangelio también a vosotros que estáis en Roma. Porque no me avergüenzo del Evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”
Con el temor de Dios y absoluto respeto a su Pastor, le agradezco al Señor el privilegio que se me concede hoy de dirigirles El Mensaje en esta tarde. Como hemos escuchado, el Pastor Fernando Berrios anda en esa misión de entrenamiento en Ecuador y en el Perú. El Señor bendiga y guarde a él, al Pastor Jonathan Morris y a cada ministro que está participando. Esa es la razón de esta reunión unida.
La Iglesia Misión es una luz en la ciudad, El Centro Cristiano es otra luz en esta ciudad y cada congregación que predica El Evangelio, lo es también y es muy agradable que los hermanos se amen. ¿Cuántos no son hijos únicos y tienen más hermanos hijos de padre y madre? ¿¡Verdad que se les quiere!? Hace años que no abrazo a alguno de mis hermanos y de mis hermanas y le pido al Señor que me lo conceda, pero les tengo a ustedes y les amo, son mis hermanos y nuestro Padre Celestial es honrado cuando estamos juntos y El está en medio de nosotros.
Vamos al Mensaje. Pablo se encuentra en Corinto cuando escribe esta carta a los cristianos de la congregación de la gran ciudad de Roma. Probablemente no conocía a muchos de ellos pero les dice muchas cosas importantísimas, de las que el día de hoy solamente deseo hacer algunos comentarios. Especialmente de esta sección del capítulo 1 que acabamos de leer, para identificarnos, nosotros los cristianos de este tiempo en las condiciones tan parecidas.
Al ser Roma el centro del imperio, de todo lo que sucede allí, se enteran en todo el mundo. La Fe de los cristianos en Roma se había divulgado por todas partes y Pablo, quien andaba por dondequiera, se enteraba de las cosas que sucedían allá, de sus pruebas y necesidades, de los riesgos en que vivían y de la fortaleza y firmeza en la que permanecían. El oraba por ellos.
Pablo dice: “Sirvo a Dios en mi espíritu” porque es así como funciona la obra de Dios. “No con Ejercito ni con fuerza, sino con El Espíritu” (Zacarías 4:6) Los siervos de Dios sabemos que no es con la carne, con impulsos emocionales o con intereses egoístas y mundanos. ¡Ni siquiera con el intelecto! El hombre de Dios es un nuevo ser espiritual que va aprendiendo a depender del Espíritu Santo para las manifestaciones sobrenaturales del poder de Dios. El Señor Jesús dice: “Mi Reino no es de este mundo” (Juan 18:36). No existe nadie tan inteligente que con esa inteligencia pueda descubrir a Dios. Allí mismo en el capítulo 1 Pablo dice que algo no funciona muy bien con el cerebro humano, que no puede procesar las cosas espirituales, ¿Por qué? Dice que “Se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios.” “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada.” (Romanos 1:21,22,28) Así que los argumentos humanos, los razonamientos y las conjeturas doctrinales no son confiables, pues solo son producto de algo que no funciona bien, pero se nos exhorta a “No conformarnos a este siglo, sino transformarnos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobemos cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:1) ¿Verdad que es algo diferente? ¡La mente de Cristo! (1 Corintios 2:16)
El Apóstol habla de aprovechar la oportunidad “para comunicar algún Don Espiritual” ¿qué es eso? ¿Qué es un Don? ¡Un regalo! ¿Qué son dones? ¡Son regalos! ¿A cuántos de ustedes les gustan los regalos? ¿Qué tipo de regalos? ¡Yo prefiero algún regalo que pueda usar! A veces me regalan cosas que realmente no uso, que son decorativas pero no les hallo utilidad. Por eso quise utilizar esa fotografía de la impresionante y hasta exagerada navaja multiusos. ¿Les gusta? ¯ Julio, ¿no te sentiste impresionado por ese screwdriver que sacó el hermano Manuel?
Se trata de regalos espirituales, regalos auténticos que están en el corazón de Dios, designados para sus hijos. ¿Quiere recibir regalos de Dios? ¡Le hablaré por lo menos de 3 de ellos! El primero es:
• Cristo mismo. ¡Qué regalo! ¡Es Único y Perfecto! Es lo que el ser humano necesita. ¡El Salvador! Dice Pablo que “el ser humano trabaja para ganar la muerte, pero que El Regalo de Dios es Vida Eterna en Cristo Jesús” (Romanos 6:23) ¡Solamente en Cristo hay perdón de pecados, salvación, vida eterna y el cielo! ¿Quién ya tiene ese regalo? ¿Quién quiere hoy ese regalo? ¡Acepte hoy a Jesucristo en su corazón y en su vida! ¡No desprecie ni rechace el regalo de Dios!

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.
Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.
Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.
Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.
Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.”
Romanos 5:12-19

• Todas las bendiciones de Dios. ¿Cuáles son esas bendiciones? ¡Las cosas buenas de esta vida! ¿Qué le falta? ¿Por qué no las recibe hoy? ¡A Dios le interesa mucho bendecirle!

“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?” Romanos 8:32
Hay tantas cosas que no están en el control de nuestras manos y aunque debemos hacer nuestra parte, todavía es El Señor quien nos da bendiciones que van desde el sustento diario, la paz y armonía en el hogar, la salud, sanidad aun de maneras milagrosas, libertad de pecados y vicios, protección, Él nos concede los deseos y las peticiones de nuestro corazón. Anoche estábamos en la casa con varios hermanos y antes de despedirnos le agradecimos en oración al Señor porque como dice el Salmo 103:4 “Él nos corona de favores y misericordias” ¡No tiene que irse vacio de aquí! ¡Aquí hay bendición! ¡Créale al Señor y pídale hoy!
• Los Dones Espirituales específicos que son dados a ciertos miembros del Cuerpo para ministrar a otros. Me gusta mucho la clasificación de Los Dones Espirituales que El Apóstol Pablo hace en 1 Corintios 12, ¡pero cómo me gusta la lista de cosas que él nos muestra en Romanos 12:6-21! ¿Quiere verla? Usted, usted, usted y yo tenemos algo para dar y para ser de bendición al pueblo de Dios.

“De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.
El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;
gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;
compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.
Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice El Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.”

¡Usted es un regalo de Dios para mí! ¡Espero ser de bendición para usted! Mutuamente, dice La Palabra. Así que ¿Cómo puedo ayudarle? ¿Cómo puedo bendecirle? ¿Cómo puedo servirle? Hermanos, esto no es una religión para ocuparnos en rituales, ceremonias y obras muertas. La vida cristiana es la vida diaria y ¡esa es la vida abundante! ¡Pero el que no sirve, no sirve!
¡Debo apresurarme! ¿Se dio cuenta que Pablo dice que su deseo es ir a Roma para confirmar a los cristianos? ¿Qué es la Confirmación en la fe? La religión se agarró de allí para hacer ceremonias. ¡Confirmar es reafirmar, es corroborar lo mismo que ya se tiene, es asegurarse! ¡Confirmar es establecer de manera definitiva! Hermanos, déjenme confirmarles en este día. Por favor escuche bien: ¡Lo que sus Pastores Berrios les han enseñado es lo correcto! ¡Si ustedes están en Cristo, están en El Camino correcto! ¡Conserven el orden y la paz!
Tengo la impresión que Pablo se muere por Ir a anunciar El Evangelio en Roma ¡eso no era nada Fácil! ¿Por qué? Piense en lo siguiente y dígame por favor a que se parece. Roma es el modelo universal de Republica, de adelantos y civilización. En ese tiempo se cree que tenía más de un millón de habitantes pero la mayoría serían esclavos. Estaban “Los Patricios” “Los Plebeyos” “Los Esclavos” y “El Ejercito” Es cierto que en muchas cosas estaban tan adelantados. Educación, filosofía, política, las artes, su economía, todo esto era impresionante. Sin embargo ¡eran muy supersticiosos, idolatras y llenos de tradiciones!
Creían que Roma fue fundada de una manera milagrosa en el 753 aC por unos gemelos, hijos del dios Marte, abandonados por su madre Rea Silvia, Rómulo y Remo, amamantados por una loba llamada Luperca. ¡En nuestro tiempo no se habla de una loba, pero se tiene un cuento acerca de los simios! ¡Creían que Roma seria eterna y que su emperador era señor y rey, que era divino! Algunos comentaristas dicen que en el saludo corriente se debía mencionar eso, “¡ave cesar!” y un equivalente a “¡Buenos días, Cesar es señor!” y creen que fue precisamente eso que enojó tanto a los Cesares para que odiaran a los cristianos y con ellos hacer espectáculos, porque los cristianos empezaron a decir algo así: “¡Dios te bendice, Jesús es El Señor!” Esos cristianos sabían lo que significaba aceptar a Jesucristo. Muchos de ellos eran esclavos o pobres, algunos de los ricos también aceptaban y adoraban al Señor, así lo tuvieran que hacer a escondidas. ¿Qué cantaban esos cristianos? ¡Posiblemente lo que Pablo escribió a los Filipenses! ¡Es posible que él mismo lo cantó estando en la prisión con Silas!
“…Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un Nombre que es sobre todo nombre, para que en El Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
y toda lengua confiese que Jesucristo es El Señor, para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2:5-11
Esos cristianos vivían en un estado “normal” de persecución. Posiblemente a alguien que miraban un día en una reunión, ya no lo volverían a ver porque no había garantías de nada, sino la probabilidad de ser quemado, despedazado en los lomos de los toros o por los leones. La historia registra10 grandes persecuciones en diferentes episodios. ¡Los cristianos realmente dieron su vida por Jesús! ¡Nerón es el Cesar y Pablo dice “Oren por el gobierno y obedezcan”! (Romanos 13)
Los cristianos no incendiaron Roma y eran inocentes de cualquier delito de los que los acusaban. Hubo un apologista llamado Tertuliano quien hizo una defensa legal de los cristianos ante El Senado, él no era cristiano aunque al parecer llegó a convertirse, pero en esa defensa dijo su célebre argumento: “¡Mirad cómo se aman!” ¡Los hermanos se aman! No solamente era una doctrina nueva, era el poder del Evangelio haciendo nuevas personas, dándoles una nueva vida y el distintivo era su amor demostrado!
¡Se le concedió a Pablo! Llegó a Roma, pero por favor mire cómo fue que llegó. ¡Prisionero! Busque por favor Hechos 28.
“Pasados tres meses, nos hicimos a la vela en una nave alejandrina que había invernado en la isla, la cual tenía por enseña a Cástor y Pólux. Y llegados a Siracusa, estuvimos allí tres días.
De allí, costeando alrededor, llegamos a Regio; y otro día después, soplando el viento sur, llegamos al segundo día a Puteoli, donde habiendo hallado hermanos, nos rogaron que nos quedásemos con ellos siete días; y luego fuimos a Roma, de donde, oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento. Cuando llegamos a Roma, el centurión entregó los presos al prefecto militar, pero a Pablo se le permitió vivir aparte, con un soldado que le custodiase.
Aconteció que tres días después, Pablo convocó a los principales de los judíos, a los cuales, luego que estuvieron reunidos, les dijo: Yo, varones hermanos, no habiendo hecho nada contra el pueblo, ni contra las costumbres de nuestros padres, he sido entregado preso desde Jerusalén en manos de los romanos; los cuales, habiéndome examinado, me querían soltar, por no haber en mí ninguna causa de muerte. Pero oponiéndose los judíos, me vi obligado a apelar a César; no porque tenga de qué acusar a mi nación. Así que por esta causa os he llamado para veros y hablaros; porque por la esperanza de Israel estoy sujeto con esta cadena. Entonces ellos le dijeron: Nosotros ni hemos recibido de Judea cartas acerca de ti, ni ha venido alguno de los hermanos que haya denunciado o hablado algún mal de ti. Pero querríamos oír de ti lo que piensas; porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se habla contra ella. Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba El Reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. Y algunos asentían a lo que se decía, pero otros no creían. Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló El Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis;
Y viendo veréis, y no percibiréis; Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado,
Y con los oídos oyeron pesadamente. Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane. Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán. Y cuando hubo dicho esto, los judíos se fueron, teniendo gran discusión entre sí. Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.” Hechos 28:11-31
Allí termina el Libro de los Hechos, pero al poco tiempo Pablo fue encarcelado allí en Roma, en la Prisión Mamertina donde seguramente escribió sus últimas cartas a otras iglesias y la segunda a Timoteo. Mire lo que dice en una de ellas:
“Todos los santos os saludan, y especialmente los de la casa de César.” Filipenses 4:22
Sacaron al apóstol ¡y le otorgaron el privilegio de ser decapitado por ser ciudadano romano! De no haber tenido “papeles” le pudieron haber crucificado, quemado o exhibido ante la multitud en la arena del circo.
Posiblemente no ha sido una gran enseñanza, solo he hecho algunos comentarios de la introducción de la carta de Pablo a los Romanos, pero le pido a Dios que nos bendiga y que nosotros, cristianos latinos del Siglo XXI “Presentemos nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es nuestro culto racional. No nos conformemos a este siglo, sino transformémonos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobemos cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12:1,2

CENTRO CRISTIANO HISPANO PO Box 3455 Santa Rosa, CA. 95402 cchsr@gmx.us