REVELACIONES DE LA ABOMINACIÓN DEL CONTINUO SACRIFICIO COMETIDO POR LA HUMANIDAD CONTRA DIOS.

REVELACIONES DE LA ABOMINACIÓN DEL CONTINUO SACRIFICIO COMETIDO POR LA HUMANIDAD CONTRA DIOS.

El CONTINUO SACRIFICIO es la acción de la humanidad recaído en nuestros antepasados ante Dios, donde sin interrupción y con frecuencia daban ofrendas a la divinidad (DIOS), respetando sus leyes y mandamientos, lo cual dejaron de cumplir.

Significado de continuo:

.- Que ocurre sin interrupción.

.- Que se repite con frecuencia.

Significado de sacrificio:

.- Ofrenda que se hace a la divinidad.

Significado de Ofrenda:

.- Dádiva o presente que se ofrece con respeto, gratitud o amor, especialmente las que poseen un carácter religioso.

En la Santa Biblia Católica en el Libro de Daniel en el antiguo testamento, en el capítulo 8, establece que por haberse engrandecido (LA HUMANIDAD) contra del príncipe de los ejércitos (DIOS), fue quitado por Dios el CONTINUO SACRIFICIO. (Daniel: 8:11. Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra).

LA HUMANIDAD:

La humanidad, del latín humanĭtas, hace referencia a la naturaleza humana, al género humano o al conjunto de todas las personas del mundo.

Humanidad es el conjunto de todos los seres humanos, o género humano que habitan la Tierra.

La población humana es el número total de personas que viven en un determinado tiempo y lugar.

La evolución es el conjunto de características que se modifican en el transcurso del tiempo: natalidad, mortalidad, migraciones y las tasas, proporciones y razones que se derivan de ellas.

Somos en la actualidad año 2.013 aproximadamente Siete Mil Millones (7.000.000.000) de personas viviendo en la Tierra.

DIOS:

El concepto teológico, filosófico y antropológico de Dios hace referencia a una supremadeidad.

Dios es el nombre que se le da en español a un ser supremo omnipotente y personal en religiones teístas y deístas quien es: o bien la única deidad, en el monoteísmo, o la deidad principal, en algunas formas de politeísmo, como en el henoteísmo.

Dios también puede significar un ser supremo no personal como en el panteísmo, y en algunas concepciones es una mera idea o razonamiento sin ninguna realidad subsistente fuera de la mente, como en los sistemas materialistas.

A menudo Dios es concebido como el creador sobrenatural y supervisor del universo.

La definición más común de Dios es la de un ser supremo, omnipotente, omnipresente y omnisciente; creador, juez, protector y, en algunas religiones, salvador del universo y la humanidad.

Principalmente, a Dios se le atribuyen omnipotencia (todo lo puede), omnipresencia (todo lo abarca), omnisciencia (todo lo sabe), yomnibenevolencia (es absolutamente bueno).

Al respecto de la omnipotencia, se contrapone la característica omnibenevolente de Dios, que al poderlo todo no necesariamente lo hace, sino que deja al ser humano actuar de acuerdo con la característica libre con que lo creó en un inicio y no interfiere, ya sea por apatía o placer (lo que de nuevo contradiría la benevolencia de Dios), o por respeto (nacido de su benevolencia) a la naturaleza con que fue creado el hombre.

Yavé o Yahweh (yhwh (יהוה) en hebreo) es el nombre del Dios supremo de los antiguos hebreos, el dios del Antiguo Testamento bíblico, tomado más adelante por los cristianos como Dios supremo y padre de Jesucristo, por lo que en la actualidad se lo conoce como Dios Judeocristiano, el Dios cristiano de Occidente.
Suele traducirse como ‘el que es’ o ‘el que vive’.

Esta grafía hebrea (יהוה) es conocida por el vocablo griego tetragrámaton.

En el culto judío este nombre nunca se pronuncia aunque aparezca escrito en los textos religiosos, diciéndose en su lugar Adonai, que significa ‘el Señor’.

Por el hecho que en el texto hebreo no hay vocales, no se sabe como pronunciar exactamente el nombre (que los Sabios Hebreos trasmitían oralmente a sus alumnos) y por ello los hay que usan la trascripción de Yahveh mientras que otros utilizan el nombre Jehová, yuxtaponiendo las vocales de Adonai a las consonantes de YHWH.

Espiritualidad. Este punto de vista presenta a un Dios que no es material ni está limitado a las condiciones de la existencia material.

Dice que es espíritu, que piensa, siente, habla y se comunica con sus criaturas racionales, no posee miembros corporales o pasiones, no está compuesto de elementos materiales, y no está sujeto a las condiciones de la existencia natural.

De acuerdo a la Biblia, Jesús habría dicho que Dios es Espíritu, tal como se recoge en el Evangelio de Juan: Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Una supuesta consecuencia de la espiritualidad de Dios sería que Dios vive. Vive como un ser moral a semejanza del hombre, pero en suma perfección.

INFINITUD:

Dios no está limitado absolutamente por nada, y, por lo tanto, sería infinito.

Infinito en relación al espacio (inmensidad de Dios) o al tiempo (eternidad de Dios).

Con relación al espacio Dios sería infinito porque está presente en todo lugar e incluso fuera de él; tal atributo estaría relacionado con la omnipresencia.

En cuanto al tiempo sería infinito por ser eterno.

OMNIPOTENCIA:

La omnipotencia de Dios significaría: Libertad y poder para realizar todo lo que sería consecuente con su naturaleza.
Control y soberanía sobre todo lo hecho o lo que puede ser hecho.

OMNISCIENCIA:

El conocimiento de Dios sería perfecto, no tiene que razonar o reflexionar, o descubrir cosas, o ir aprendiendo, porque en teoría posee todos los conocimientos.

SABIDURÍA:

La sabiduría de Dios sería una combinación de su omnisciencia y su omnipotencia.

Tiene poder para aplicar sus conocimientos de manera que los propósitos mejores sean realizados o cumplidos por los mejores medios posibles.

Dios, es la primera y última realidad de la humanidad, es el creador de toda la vida y sustento del universo, origen y final de todas las cosas subjetivas y objetivas, es quien describe la infinitud, la inmutabilidad, la eternidad, la bondad, el conocimiento, la madurez, la inteligencia, la prudencia, el respeto, el amor y la justicia.

BIOGRAFÍA:

La biografía (del idioma griego βίος, bíos, «vida» y γρᾶφειν, grāfezn, «escribir») es la historia de la vida de una persona narrada desde su nacimiento hasta su muerte, consignando sus hechos logrados, y sus fracasos, así como todo cuanto de significativo pueda interesar de la misma persona.

Para ello suele adoptar la forma de un relato expositivo y frecuentemente narrativo y en tercera persona de la vida de un personaje real desde que nace hasta que muere o hasta la actualidad.

En su forma más completa, sobre todo si se trata de un personaje del pasado, explica también sus actos con arreglo al contexto social, cultural y político de la época intentando reconstruir documentalmente su pensamiento y figura.

La biografía puede registrarse en forma audiovisual o en forma escrita; las cuales se dividen en diversos subgéneros, y que no hay que confundir con algunos tipos de novela histórica o historia novelada.

Nuestros antepasados hace aproximadamente Un Mil años antes de Cristo (X a.C), incumplieron, violaron y desacataron las leyes divinas impuestas por Dios, siendo los culpables de que Dios haya quitado por ello el Continuo Sacrificio y el lugar de su santuario, habiéndose engrandecido la humanidad ante Dios

Antes de que Dios le quitara a la humanidad el Continuo Sacrificio y el lugar de su santuario, Dios le había prometido a la humanidad lo siguiente:

DIOS: “Yo el Señor, si seguís mis preceptos y observáis mis mandatos y los cumplís, os enviaré lluvias a sus tiempos, y la tierra producirá sus granos y estarán los árboles cargados de frutos, con tanta abundancia, que la trilla de las mieses alcanzará la vendimia, y la vendimia la sementera, y comeréis vuestro pan en hartura y habitaréis en vuestra tierra sin temor ninguno.

Haré que reine la paz en vuestros confines.
Dormiréis y no habrá quien os espante.

Ahuyentaré las bestias dañinas, y no entrará espada en vuestros términos.

Perseguiréis a vuestros enemigos y caerán delante de vosotros.
Cinco de los vuestros perseguirán a cien extraños, y cien de vosotros a diez mil.

Vuestros enemigos caerán en vuestra presencia al filo de la espada.

Echaré sobre vosotros una mirada benigna y os haré crecer, y seréis multiplicados y confirmaré mi alianza con vosotros.

Comeréis los frutos añejos de mucho tiempo, y al fin arrojaréis los añejos por la superabundancia de los nuevos.

Fijaré mi Tabernáculo en medio de vosotros y no os desechará mi alma.

Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis el pueblo mío.

Yo, el Señor Dios vuestro, os he sacado de la tierra de los egipcios a fin de que no fueseis esclavos, rompí las cadenas de vuestras cervices para que alzaseis cabeza”.

Igualmente Dios mandó a la humanidad sus mandamientos y leyes mediante su profeta Moisés, para que fueran cumplidos y acatados dichos mandamientos y leyes por la humanidad en CONTINUO
SACRIFICIO:

MOISÉS: (XIII a.C.)- (1.300 a.C):

Profeta y legislador hebreo.

La historia de su vida se relata sobre todo en los libros Éxodo y Deuteronomio del A.T.

Nació en Gosén, región del antiguo Egipto.

Los judíos residentes en Egipto se hallaban esclavizados por el faraón.

Poco antes del nacimiento de Moisés, el faraón había ordenado dar muerte a todos los varones hebreos recién nacidos.

Para salvar a su hijo, su madre le colocó en una cesta de papiro que echó al Nilo, episodio que fue observado por su hermana Miriam (Éx.2:4; Nu.26:59).

Fue rescatado por la hija del faraón, que crió al niño como si fuera suyo.

A la edad aproximada de 40 años Moisés mató a un egipcio que a su vez había asesinado a un hebreo, por lo que hubo de huir de Egipto.

En el exilio, Moisés fue pastor toda su vida.

A los 80 años, Dios, se le apareció a Moisés en una zarza ardiente y le ordenó volver a Egipto y salvar a su pueblo de la esclavitud.

Una vez hecho esto, debía Moisés guiar al pueblo hacia la tierra de Canaán, donde debían instalarse de forma permanente.

Para ayudarle en el proyecto, Dios otorgó a Moisés el poder de realizar milagros.

Moisés se presentó ante el faraón junto con su hermano Aarón, pero a pesar de los milagros realizados azotando a los egipcios con una serie de plagas, el faraón se negó a liberar al pueblo hebreo.

Al final, el faraón aceptó que Moisés condujera a los hebreos fuera de Egipto, camino de Canaán.

Al aproximarse al Mar Rojo, un ejército egipcio enviado por el faraón se les aproximó, Moisés extendió su brazo dividiendo el mar y formando murallas de agua a derecha e izquierda.

Los hebreos cruzaron el tramo, pero cuando los egipcios intentaron seguirles, las murallas de agua cayeron sobre ellos y los ahogaron.

Al llegar al pie del monte Sinaí, en la península homónima, Moisés subió a la cima para hablar con Dios, donde estuvo con él por 40 días y 40 noches y recibió dos tablas de piedra en las que estaban escritos los Diez Mandamientos.

Los 10 mandamientos y leyes fueron las siguientes:

1.- Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

2.- No tendrás dioses ajenos delante de Dios. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás.

3.- No tomarás el nombre de Dios en vano; porque no dará por inocente Dios al que tomare su nombre en vano.

4.- Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tú obra; mas el séptimo día es reposo para tu Dios.

5.- Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que tu Dios te da.

6.- No matarás.

7.- No cometerás adulterio.

8.- No hurtarás.

9.- No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

10.- No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

A partir de ese entonces, desde hace aproximadamente 1.300 años antes de Cristo (XIII aC), los diez mandamientos y/o leyes constituyeron leyes divinas de Dios para la humanidad, para ser respetadas, acatadas y cumplidas en CONTINUO SACRIFICIO, sin interrupción y con frecuencia, en ofrenda a Dios.

Después que Moisés en nombre de Dios entregó a la humanidad los 10 mandamientos y/o leyes para que fuesen cumplidos por la humanidad como en CONTINUO SACRIFICIO, tras 40 años de travesía del pueblo en el desierto bajo la dirección de Moisés, periodo signado por diversas tribulaciones como terremotos, plagas, incendios, sequías y guerras con los pueblos nativos de Palestina, los hebreos en representación de la humanidad llegaron al fin a Canaán.

SIGNIFICADO DE LEY:

La ley (del latín lex, legis) es una norma jurídica dictada por el legislador, es decir, un precepto establecido por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia.

Su incumplimiento trae aparejada una sanción.

La ley es una "norma dictada por una autoridad pública que a todos ordena, prohíbe o permite, y a la cual todos deben obediencia."

La Ley es una declaración de la voluntad soberana, que manifestada en la forma prescrita por la Constitución, manda, prohíbe o permite.

Las leyes son delimitadoras del libre albedrío de las personas dentro de la sociedad.

Se puede decir que la ley es el control externo que existe para la conducta humana, en pocas palabras, las normas que rigen nuestra conducta social.

Dios permitió a Moisés divisar la Tierra Prometida, desde la cima del monte Nebó (hoy Jordania), y después de esta visión murió.

Sin embargo, ya había entregado el liderazgo del pueblo a Josué.

En la Santa Biblia Católica en el Libro de Daniel en el antiguo testamento, en el capítulo 8, consta que por causa de la abominación de la humanidad por haberse engrandecido (LA HUMANIDAD) contra el príncipe de los ejércitos (DIOS), le fue quitado el CONTINUO SACRIFICIO. (Daniel: 8:11: Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra).

En la Santa Biblia Católica en el Libro de Daniel en el antiguo testamento, en el capítulo 8, igual consta que por causa de la abominación de la humanidad contra los preceptos de Dios, le fue entregado (A LA HUMANIDAD) el ejército del cielo junto con el continuo sacrificio; habiendo echado por tierra la humanidad la verdad; y que hizo (LA HUMANIDAD) cuanto quiso, y prosperó. (Daniel: 8:12: Y a causa de la Abominación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó).

SIGNIFICADO DE ABOMINACIÓN:

.- el diccionario de "La Real Academia de la Lengua" lo define como una cosa abominable.

SIGNIFICADO DE ABOMINABLE:

.- Que merece ser condenado o aborrecido:

SIGNIFICADO DE ABOMINAR:

.- Condenar y maldecir a alguien o algo por considerarlo malo o perjudicial.

En el libro de Daniel en el antiguo testamento se establece que por causa de que la humanidad se engrandeció en contra del príncipe de los ejércitos (Dios), el santuario divino le fue quitado y echado por tierra. (Daniel: 8:11: Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra).

SIGNIFICADO DE SANTUARIO:

Templo o lugar sagrado donde se venera la imagen o la reliquia de un santo, una divinidad o un espíritu de los muertos o de la naturaleza; generalmente está situado en un lugar apartado fuera de la población y constituye un lugar de peregrinación.

2 Lugar donde se goza de impunidad y que se usa como refugio.

3 Lugar seguro y secreto que se defiende a toda costa.

SIGNIFICADO DE QUITAR:

1.- Coger una cosa y separarla o apartarla del lugar en que estaba.

2.- Robar o coger una cosa de otra persona-

3.- Impedir o prohibir una cosa a una persona.

4.- Liberar a una persona de una obligación, pena, cargo, etc.

5.- Arrebatarle a alguien una cosa que le pertenece o de la que disfruta.

6.- Impedir una cosa.

SIGNIFICADO DE ECHADO:

Del verbo echar:

1.- Imponer, aplicar una pena o castigo.

2.- Despedir de sí una cosa.

3.- Hacer salir a uno de algún lugar.

4.- Cerrar llaves, cerrojos, pestillos, etc.

Daniel, de la tribu de Judá y de la casa real de David, profeta señalado en el Antiguo Testamento, autor del Libro Profético Daniel de la Santa Biblia Católica, le pidió a Dios que retirare su cólera y su furor a causa de nuestros pecados y de las iniquidades de nuestros padres, y que por amor a sí mismo (Dios), hiciese brillar su rostro sobre su desolado Santuario. Igual le pidió no tardar más por amor a sí mismo (Dios).

Daniel le pidió a Dios lo antes descrito así: “Oh Señor, Dios nuestro, que sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto con mano fuerte y te granjeaste una fama que dura hasta el presente, nosotros hemos pecado, hemos hecho el mal. Señor, movido por tu misma justicia, retira tu cólera y tu furor de Jerusalén, que es tu ciudad, tu santo monte; pues a causa de nuestros pecados y de las iniquidades de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo se han hecho el escarnio de todas las gentes circundantes. Ahora, pues, oh Dios nuestro, escucha la plegaria de tu siervo y sus súplicas, y por amor de Ti mismo, haz brillar tu rostro sobre tu desolado Santuario. Inclina, Dios mío, tus oídos y escucha. Abre tus ojos y mira nuestras ruinas y la ciudad sobre la cual se invoca tu Nombre. Oh, no; no apoyados en nuestras obras justas vertimos nuestras súplicas ante Ti, sino en tu gran misericordia. ¡Señor, escucha! ¡Señor, perdona! ¡Señor, atiende y obra! ¡No tardes más, por amor de Ti mismo, oh Dios mío!; pues tu Nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo."

Dios, habiendo escuchado las peticiones de Daniel, le hace saber en dos (02) visiones nocturnas cuanto sería el tiempo para que acabare la desolación del santuario y la humanidad se restaurare.

El propósito de Dios con la Humanidad es la restauración de la misma y su salvación, la cual Dios la ofrece en Jesucristo, su primogénito, y se actualiza y difunde por el Espíritu Santo, siendo universal e integral.

Restauración es la acción de volver a poner una cosa en el estado que antes tenía.

Llevando este concepto hacia Dios y el hombre, Dios es el RESTAURADOR y el hombre es el OBJETO DAÑADO que debe ser reparado y volverlo al estado que tenía antes.

Dios, para restaurar y salvar a la Humanidad, nos ofrece a su hijo primogénito Cristo, el cual será enviado por Dios a la Humanidad para que la restaure y salve a la misma.

Dios, con el fin de darle a conocer a Daniel el tiempo para que su hijo Cristo en su nombre, restaurare a la humanidad, se lo hizo saber en dos visiones.

PRIMERA VISIÓN DE DANIEL:

Consta en el libro Daniel del antiguo testamento, Capítulo 07.

7:1 En el primer año de Baltasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto.

7:2 Daniel dijo: Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar.

7:3 Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.

7:4 La primera era como león, y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta que sus alas fueron arrancadas, y fue levantada del suelo y se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre.

7:5 Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso, la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes; y le fue dicho así: Levántate, devora mucha carne.

7:6 Después de esto miré, y he aquí otra, semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas; tenía también esta bestia cuatro cabezas; y le fue dado dominio.

7:7 Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos.

7:8 Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas.

7:9 Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente.

7:10 Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos.

7:11 Yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno; miraba hasta que mataron a la bestia, y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego.

7:12 Habían también quitado a las otras bestias su dominio, pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo.

7:13 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.

7:14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.

7:15 Se me turbó el espíritu a mí, Daniel, en medio de mi cuerpo, y las visiones de mi cabeza me asombraron.

7:16 Me acerqué a uno de los que asistían, y le pregunté la verdad acerca de todo esto. Y me habló, y me hizo conocer la interpretación de las cosas.

7:17 Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes que se levantarán en la tierra.

7:18 Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre.

7:19 Entonces tuve deseo de saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que era tan diferente de todas las otras, espantosa en gran manera, que tenía dientes de hierro y uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies;

7:20 asimismo acerca de los diez cuernos que tenía en su cabeza, y del otro que le había salido, delante del cual habían caído tres; y este mismo cuerno tenía ojos, y boca que hablaba grandes cosas, y parecía más grande que sus compañeros.

7:21 Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,

7:22 hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.

7:23 Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará.

7:24 Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará.

7:25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.

7:26 Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin,

7:27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

7:28 Aquí fue el fin de sus palabras. En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron y mi rostro se demudó; pero guardé el asunto en mi corazón.

SEGUNDA VISIÓN DE DANIEL:

Consta en el libro Daniel del antiguo testamento, Capítulo 08.

8:1 En el año tercero del reinado del rey Beltasar me apareció una visión a mí, Daniel, después de aquella que me había aparecido antes.

8:2 Vi en visión; y cuando la vi, yo estaba en Susa, que es la capital del reino en la provincia de Elam; vi, pues, en visión, estando junto al río Ulai.

8:3 Alcé los ojos y miré, y he aquí un carnero que estaba delante del río, y tenía dos cuernos; y aunque los cuernos eran altos, uno era más alto que el otro; y el más alto creció después.

8:4 Vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte y al sur, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía.

8:5 Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra, sin tocar tierra; y aquel macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos.

8:6 Y vino hasta el carnero de dos cuernos, que yo había visto en la ribera del río, y corrió contra él con la furia de su fuerza.

8:7 Y lo vi que llegó junto al carnero, y se levantó contra él y lo hirió, y le quebró sus dos cuernos, y el carnero no tenía fuerzas para pararse delante de él; lo derribó, por tanto, en tierra, y lo pisoteó, y no hubo quien librase al carnero de su poder.

8:8 Y el macho cabrío se engrandeció sobremanera; pero estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo.

8:9 Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa.

8:10 Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó.

8:11 Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra.

8:12 Y a causa de la Abominación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó.

8:13 Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la Abominación Desoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados?

8:14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

8:15 Y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mí uno con apariencia de hombre.

8:16 Y oí una voz de hombre entre las riberas del Ulai, que gritó y dijo: Gabriel, enseña a éste la visión.

8:17 Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin.

8:18 Mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó, y me hizo estar en pie.

8:19 Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin.

8:20 En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia.

8:21 El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero.

8:22 Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de esa nación, aunque no con la fuerza de él.

8:23 Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas.

8:24 Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos.

8:25 Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana.

8:26 La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda la visión, porque es para muchos días.

8:27 Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía.

En el año tercero del reinado del rey Beltasar, en el año QUINIENTOS CINCUENTA Y TRES (553 aC), a Daniel se le apareció la segunda visión y se le estableció lo que quería saber:

En dicha visión se le estableció el tiempo en que Dios reconstruiría todo mediante su hijo Cristo. (Daniel: 8:13: Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la Abominación Desoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Daniel: 8:14: Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. Daniel: 8:15: Y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mí uno con apariencia de hombre. Daniel: 8:16: Y oí una voz de hombre entre las riberas del Ulai, que gritó y dijo: Gabriel, enseña a éste la visión. Daniel: 8:17: Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin. Daniel: 8:18: Mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó, y me hizo estar en pie. Daniel: 8:19: Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin).

En la visión Dios le hizo saber a Daniel cuando seria el momento en que se comenzaría con la purificaría del santuario, o sea, cuando Dios mandaría a su Hijo Cristo para que combatiera contra el mal y tome el poder mundial y salve a la humanidad y el santuario de Dios purificándolos. A los fines de que Daniel supiese cuándo comenzaría el tiempo para que Dios purifique a la humanidad, Dios le hizo saber que serian dos mil trescientas tardes y mañanas (AÑOS). (“8:13 Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la Abominación Desoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? 8:14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado”).

REVELACIÓN: Para que Daniel supiese cuando sería el momento en que Dios con su Hijo intervinieran para purificar al santuario (La Humanidad), le hizo ver los acontecimientos que sucederían anterior a dicha intervención. A partir del cumplimiento de los hechos relacionados con la profecía del Macho Cabrío y el carnero, pasarían DOS MIL TRESCIENTOS AÑOS (2.300) para que comenzara la intervinieran para purificar al santuario (La Humanidad).

ARCÁNGEL GABRIEL
El ángel Gabriel (en hebreo: גַּבְרִיאֵל, Gavriʼel; en árabe جبريل Yibrīl o جبرائيل Yibrāʼīl; en latín Gabrielus; en griego Γαβριήλ Gavril) significa: (en hebreo) "fuerza de Dios", degabar (fuerza) y El (Dios).

El ángel Gabriel es uno de los tres arcángeles principales dentro de las religiones judía, cristiana e islámica.

Las Iglesias católica, ortodoxa y algunas protestantes, junto con el islam, lo consideran arcángel por ser junto con Miguel y Rafael, los únicos ángeles con nombre, mensajeros de Dios encargados de llevar misiones de importancia.

En el islam, a Gabriel se le considera también como uno de los principales mensajeros de Dios, pues es él quien reveló a Mahoma el Corán.

Su representación más común es la de la Anunciación y en el caso musulmán, la de la revelación a Mahoma, aunque también ha sido retratado llevando un mensaje escrito en la mano.

Además es él quien vigila la entrada del Edén, para evitar que entren los descendientes de Adán y Eva.

Gabriel significa hombre de dios o dios es la fuerza.

El Arcángel Gabriel custodia medio día, el sur, la primavera y el agua.

El color de Arcángel Gabriel es el verde.

El Arcángel Gabriel es el guardián del reino emocional, la creatividad, las artes, las relaciones de todo tipo, la prosperidad.

El punto cardinal del Arcángel Gabriel es el oeste.

El Arcángel Gabriel es una de las figuras principales de la angelología cristiana, judía y musulmana.

Al Arcángel Gabriel se le cita en las sagradas escrituras como el ángel de la anunciación a la divina madre.

La biblia menciona también al Arcángel Gabriel como se le apareció a Daniel: "mientras yo, Daniel, tenía esta visión y procuraba entenderla, vi que estaba delante de mí una figura semejante a un varón y oí una voz que decía: “! Gabriel explícale a este la visión"!, mas él dijo: "sabe hijo del hombre, es para el tiempo del fin".

El Arcángel Gabriel es un Arganel que rige el amor, los vínculos del corazón, es el mismo que ablanda los corazones más duros, es el protector del cuerpo material y emocional.

El Arcángel Gabriel ayuda para que las uniones con la familia y pareja sean más fuertes.

Con el Arcángel Gabriel se trabaja en la naturaleza, la madre tierra está en conexión con él.

El Arcángel Gabriel renueva la tierra, las macetas, las semillas, el tiene que ver con la fecundidad de la tierra y la vida.

Conforme lo establecido por Dios de pasar 2.300 años contados desde el año 334 aC cuando Alejando Magno cumplió lo profetizado por Dios, CRISTO ESTA EL LA TIERRA DESDE EL AÑO MIL NOVECIENTOS SESENTA Y SEIS (1.966), con la misión encomendada de salvar a la humanidad.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

PROFECÍA DE JESUCRISTO

SERMÓN DEL MONTE DE LOS OLIVOS

MATEO, CAPITULO 24:

Y sentado él en El Monte de los Olivos, llegaron a él los discípulos aparte diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estás cosas, y qué señal habrá de tu venida y del fin del mundo?

Y respondiendo Jesús, les dijo: Miren, que nadie los engañe.

Y oirán hablar de guerras, y rumores de guerras: mirad no se alarmen, porque es menester que todo esto acontezca, mas no es todavía el fin.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y habrá pestilencias, y hambres, y terremotos en diversos lugares, más todo esto es solo principio de dolores.

Entonces los entregarán para ser afligidos, y los matarán, y serán aborrecidos por todas las gentes por causa de mi nombre.

Muchos entonces serán escandalizados, y unos a otros se harán traición y se aborrecerán.

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todos los Gentiles, y entonces vendrá el fin.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

APOCALIPSIS:

Apocalipsis.Cap.XI.[3] Yo enviaré a mis dos testigos vestidos con ropa de penitencia, para que proclamen mi palabra durante mil doscientos sesenta días.

Apocalipsis.Cap.XI.[4] Estos son los dos olivos y dos candeleros que están ante el Dueño de la tierra.

Apocalipsis.Cap.XI.[5] Si alguien intenta hacerles mal, saldrá de su boca fuego y devorará a sus enemigos; así perecerá el que intente maltratarlos.»

Apocalipsis.Cap.XI.[6] Tienen poder para cerrar el cielo y que no caiga lluvia mientras dure su misión profética; tienen también poder para convertir las aguas en sangre y castigar la tierra con toda clase de plagas siempre que quieran.

Apocalipsis.Cap.XI.[7] Cuando hayan concluido su misión, la bestia que sube del abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.

Apocalipsis.Cap.XI.[8] Y sus cadáveres yacerán en las plazas de la Gran Ciudad, que se llama místicamente Sodoma o Egipto, donde así mismo el señor fue crucificado.

Apocalipsis.Cap.XI.[9] Y durante tres días y medio, gente de todos los pueblos, razas, lenguas y naciones contemplan sus cadáveres, pues no está permitido sepultarlos.

Apocalipsis.Cap.XI.[10] Los habitantes de la tierra se alegran y se felicitan por ello, y se intercambian regalos, porque estos dos profetas eran para ellos un tormento.

Apocalipsis.Cap.XI.[11] Pero pasados los tres días y medio, un espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos; se pusieron de pie, lo que provocó gran espanto entre los mirones.

Apocalipsis.Cap.XI.[12] Entonces una voz poderosa les gritó desde el cielo: «Suban.» Y subieron al cielo en medio de la nube, a la vista de sus enemigos.

Apocalipsis.Cap.XI.[13] En ese momento se produjo un violento terremoto y se derrumbó la décima parte de la ciudad, pereciendo en el cataclismo siete mil personas.