SU NOMBRE MANIFESTADO

SU NOMBRE MANIFESTADO
Por Jonathan Bravo
Cita Base: Juan 17:6, 25, 26
17:6 “He manifestado tu Nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu Palabra.”
17:25 “Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste.
17:26 Y les he dado a conocer tu Nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.”
¿Cómo se llama Usted? Y ¿Qué significa su nombre? ¿Lo sabe? El nombre no representa o no significa mucho para nosotros los occidentales, lo utilizamos porque es un derecho y es necesario para escribirlo en registros y en la ID. Pero el nombre entre los orientales y concretamente en Israel es muy importante; porque a través de él, la persona demostrará su fama, la esencia de su personalidad, y la calidad de su carácter.
La palabra “nombre” en idioma Hebreo se dice “Shem” y significa “Marcar o poner una señal que distingue” así que, el nombre es el equivalente a la persona misma que lo lleva. Además, algo tiene para cada uno nuestro nombre, pues al escucharlo parece música a nuestros oídos. ¿O para usted no? Dice La Biblia que cuando comenzaron a nacer hijos humanos “Entonces los hombres comenzaron á llamarse del nombre de Jehová.” (Génesis 4:26 RV 1909) porque siempre el ser humano busca identificarse con alguien o algo notable y superior a él mismo, con algo que le parezca adecuado a su condición y aspiraciones. En México se ha prohibido por ley que alguien se llame “Rambo” “Masiosare” “Aniv de La Rev” u otros nombres que en algunos casos son groserías, apodos raros o insultantes. Nombrar, entonces, es un acto de discernir algo acerca de la criatura para identificarla apropiadamente.
Tenemos en Las Escrituras tremendos ejemplos de cómo ciertos personajes recibieron nombres que han llegado a ser famosos y simbólicos para ciertas acciones y misiones que Dios les tuvo reservadas. Incluso a varios de ellos El Señor mismo se los cambió. Recuerda los casos concretos de personas como: Eva, Abraham, Jacob, Judah, David, Salomón, Daniel, Pedro, Pablo, y qué decir del Nombre sobre todo nombre “JESUS” ante el cual se doblan todas las rodillas y del que se dicen cosas eternas importantísimas como que “en Él hay buenas noticias y perdón de pecados, que es el Único Nombre bajo el cielo dado a los hombres en el que podamos ser salvos”
El Dios de La Biblia, El Dios Único y Verdadero, El Creador y sustentador de todas las cosas ha sido llamado con muchos Nombres y con muchos Títulos. “HaShem” La Persona del Nombre, debido a cuatro letras YHVH (Impronunciable) “Elohim” Dios Creador, “Elolam” Dios Eterno, “Adonai” Señor, “Elshaddai” Dios Todopoderoso, “Elyon” Dios Altísimo, “Eldeah” Dios Omnisciente, “ElRoi” Dios Vivo que Ve… Con las cuatro consonantes YHVH se asoció el verbo hebreo SER y de allí se Formó El Nombre JEHOVA: El que ES. De allí tenemos también muchos Nombres compuestos* como: “Jehová–Shalom” Jehová es Paz, “Jehová–Rafa” Jehová es Sanidad, “Jehová–Rawa” Jehová es Pastor, “Jehová–Yireh” Jehová es Provisión, “Jehova–Sama” Jehová es o está Presente, “Jehová–Tzidkenuh” Jehová Es Justicia, “Jehová–Nissi” Jehová es Bandera. ¡Todo eso! ¡Y hay más! Estos Nombres y Títulos son muy hermosos y descriptivos, pero cuando vino Jesús nos enseñó a llamarle ¡ABBA! – ¡PADRE! ¡Papá! ¡Qué Padre! ¿Verdad? ¡Gócense mis hermanos! ¡Si somos sus hijos gocémonos! ¡Nuestro Dios no quiere ser un misterio! ¡El no quiere ocultarse!
El Espíritu Santo inspiró a Salomón para decir: “…Tu Nombre es como Perfume derramado…” Cantares 1:3 ¿Por qué lo dirá así? ¿Qué significa? ¿Se sabe algún o algunos cantos que puedan expresar cosas sin igual del Nombre del Señor? David, El Dulce Cantor de Israel, por El mismo Espíritu en todos sus salmos exalta y glorifica Ese Nombre.
Lo más importante de todo esto, no es nada más saber cómo se llama sino saber quién es y quienes somos nosotros en función de Él. El Hijo (a quien se le aplican los mismos Nombres y Títulos al igual que al Espíritu Santo) Jesús, nos enseñó a llamarle Padre para indicar la cercanía y la confianza con la que El desea tratarnos ¿No alaba al Señor por esto? Sin embargo, eso no significa que podemos tratarle como nos dé la gana, de manera vulgar y corriente. Hay gente que no tiene temor de Dios y le llama por diferentes modos. “El Hombre de arriba” “Mi Cuate” “Chuchito” “Diosito” ¿Qué le pasa? Acuérdese que ¡EL ES EL SENOR! ¡Recuerde que El está en el cielo y nosotros en la tierra! ¡Acuérdese que usted es el barro y El es el Alfarero! Y lo primero que necesitamos orar y desear es: “Santificado sea Tu Nombre” ¿Qué significa esto? Que trataremos a nuestro Dios no solo por Su Nombre, sino por quien ES El.
Levítico 24: 10-16
“En aquel tiempo el hijo de una mujer israelita, el cual era hijo de un egipcio, salió entre los hijos de Israel; y el hijo de la israelita y un hombre de Israel riñeron en el campamento.
Y el hijo de la mujer israelita blasfemó el Nombre, y maldijo; entonces lo llevaron a Moisés. Y su madre se llamaba Selomit, hija de Dibri, de la tribu de Dan.
Y lo pusieron en la cárcel, hasta que les fuese declarado por palabra de Jehová. Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Saca al blasfemo fuera del campamento, y todos los que le oyeron pongan sus manos sobre la cabeza de él, y apedréelo toda la congregación. Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Cualquiera que maldijere a su Dios, llevará su iniquidad. Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.”
La Importancia del Nombre del Señor y la relación que tiene con nosotros debe ser algo tremendamente importante. ¿Ha escuchado la frase: “Con Dios no se juega”? Usted dirá: “Yo no maldigo Su Santo Nombre” ¡Dios nos guarde! pero mire qué dice Éxodo 20:7
“No tomarás El Nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare Su Nombre en vano.”
Tomar Su Nombre en vano significa por lo menos 3 cosas: Ponga mucha atención porque no debemos cometer ninguna. La primera es burlarse del Nombre de Dios, hacer chistes de Él y usarlo sin respeto. La segunda es jurar por Su Nombre afirmando o negando algo. Pero mire: Mateo 5:33-37
“Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.”
Y Santiago 5:12
“Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.”
La tercera manera de tomar Su Nombre en vano es mucho más seria. Es hablar bien de Dios, Decir que uno cree en El, contarse como parte de su pueblo, aprobar todo lo que Su Palabra dice, ¡pero no vivirlo! ¡Eso es contradicción! ¡Eso es negar al Señor! ¡Es blasfemar Su Nombre! ¡Es una burla! ¿Es usted un contradictor? ¡Mucho cuidado de tener en poco a nuestro Padre Celestial y a Su Palabra! Hay tantas características mostradas en Su Nombre…
Éxodo 34:14
“Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es.”
Celoso es un rasgo de su carácter, de su deber. Muchas veces El dice “Por amor a mi Nombre” cuida con esmero su responsabilidad y sus Promesas, no por usted sino por El. “Por respeto a Sí mismo” y No está dispuesto a compartir la atención con otros dioses o imágenes.
Y de inclinarse ante Dios, ¿Qué decimos? Muchos peros, muchos pretextos “¡Es que me duele, es que mi pantalón, es que me da vergüenza!” ¿Pero si se le cae uno de 100? ¡ hasta Se postra! O ¡Si el Chicharito Hernández anota un gol… ¡grita y hasta le aplaude!…” y aquí le da vergüenza o flojera de aplaudirle a Cristo, cantarle o de ponerse de pie o postrarse en Su Presencia. ¿Dónde queda el “No te has de inclinar a ningún otro dios”?
Isaías 42:8
“Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.”
Vamos a descubrir otras características, aunque no podemos comentarlas todas, pero quiero hablar por lo menos de una. Isaías 9:6
“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”
Admirable: El merece reconocimiento por lo que Es y por lo que hace. Cuantas veces reconocemos las habilidades de los músicos, médicos, deportistas, etc. Pero ignoramos o negamos que El haga más de lo que a nosotros se nos puede ocurrir. Cuantas veces El Señor nos quiere regalar un atardecer y nosotros salimos con “¡ay que feo está el cielo!” Perder la capacidad de asombro es un síntoma de muerte espiritual. ¿Y qué decir de lo que llamamos “¡Las Casualidades!”? Si fuésemos más atentos a Ese Nombre y no le juzgáramos como cualquier cosa, nunca faltarían “Los Testimonios” y el reconocimiento de “Los Propósitos” de Él para nuestra vida. ¡Nunca nuestra vida carecería de significado! ¡El merece toda la admiración y toda la Gloria! ¿Qué Podríamos decir de Que El es también CONSEJERO, DIOS FUERTE, PADRE ETERNO Y PRINCIPE DE PAZ? ¿Cómo viviríamos si de veras le creyéramos y le tuviéramos? Pero como hemos decidido ir por nuestros propios caminos, como le hemos rechazado, entonces El se manifiesta con otro rasgo de Su Carácter. Malaquías 1:14.
“Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.”
Temible: El se muestra así ¿contra quienes? Contra el que engaña, el que transa, el que hace fraude. Todos queremos estar lejos de la maldición y cerca de Dios. ¿Cómo le vamos a hacer? ¡EL ES TEMIBLE! Déjenme explicarles un par de cosas en cuanto esto:
El Respeto “Temor de Dios” “Es Digno de ser respetado.” “Donde 2 o 3 se congregan en Su Nombre ¿Qué? Allí está El en medio de Ellos.” (Mateo 18:20) ¿Está El aquí ahora mismo? ¿Y luego por qué a veces nos comportamos como si no estuviera? ¡Pues por insensatos, porque o no creemos o no nos importa respetarle! Le diré algo de lo más sencillo. Hay oficinas y lugares donde encontramos un letrero que dice: “Favor de apagar su cell” y usted lo apaga. Pero en La Congre le dicen: “Apague su cell” ¡y usted se enoja! Porque no quiere que se metan con usted y porque quiere contestar aunque interrumpa. ¿Por qué en el cine usted se cuida de no distraer la atención ¡y aquí le vale!? ¿Por qué se nota donde ha estado porque deja “las bolotas de chicle” “por la basura” “le gusta usar gorrita o sombrero y se lo quitaría en otro sitio, pero en la reunión no” Tan confianzudos somos que le perdemos el respeto a Dios.
El es Temible. Debiera darnos miedo la disciplina y el juicio de Dios. ¡Oye, pero ya nos perdonó! Sí, pero cuando el Perdón no se alcanza a comprender lo que sigue es caer en necedad. Con nuestras acciones y actitudes levantamos Su Nombre o lo humillamos, ¡Por eso El Señor nos da nuestros buenos varazos! Y ¿Qué vamos a hacer? ¿Haremos como los niños mañosos que odian la vara, la esconden o la quiebran? ¡Los hijos piensan: “Mi Papá o Mi mamá es malo o mala porque me pega” pero no se da cuenta que debe ser dirigido y disciplinado.
“El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! ” Hebreos 10:28-31
Hay un versículo tremendo en Isaías 8:13 Es uno de los “No predicables”
“A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.”
Y miremos también Hebreos 12:5-11
“y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.
Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.
Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.”
¿Le tenemos miedo a la vara? Sirvamos al Señor con amor, temor y temblor y aceptemos ser quebrantados y corregidos para ser bendecidos participando de su santidad.
Miremos una última Escritura. Malaquías 1:11-14
“Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi Nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi Nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi Nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable.
Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi Nombre es temible entre las naciones.”
¡ EL DIOS VERDADERO ES GRANDE!
Grande… Nadie sabe el tamaño del universo. Con todos los formidables telescopios no se sabe. ¡Dios es más grande que el universo! ¡Él lo hizo! Pero hablamos no de tamaño, sino de poder, de majestad, autoridad, amor y misericordia. ¡Él es más grande que el problema, que la crisis, que la enfermedad, más grande que la necesidad! ¿Lo cree? Pero La Palabra dice que nosotros le profanamos cuando despreciamos y opinamos que la manera de Dios es fastidiosa y despreciable. En ese caso ¿Qué puede hacer ese Dios Grande a nuestro favor, si con nuestra incredulidad y terquedad le hemos limitado? ¡No lo hagamos más! ¡Él Es GRANDE!
Le agradezco al Señor que haya abierto nuestros ojos para mirar nuestros pecados pero también la grandeza de su salvación. Lo mejor no es tener tanta información en la cabeza sino la realidad de Su Gloriosa Presencia en nuestro corazón y en nuestra propia experiencia.
“Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en El Nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre.” Miqueas 4:5