TECNOCRACIA Y ESPIRITUALIDAD

TECNOCRACIA Y ESPIRITUALIDAD
Y quien mejor que Jesús, para proclamar la primera urgencia para el corazón del hombre.Por Antonio Martínez de Ubeda (Amdeu Linden)/Prensa Cristiana New York (PCNY)/España/Junio 2008------------------------------------

Si utilizáramos los términos que en clave Nicodemiana expone el evangelio, cambiaríamos el mundo. Y creamos que a eso vino Jesucristo al mundo, porque muriendo en la cruz del Calvario por nuestros pecados, es que hoy en su misericordia somos salvos..Necesitamos, primeramente tener conversión. Sí, "tener conversión", un término que ideológicamente no nos han arrebatado, ya que permanece en nosotros esa agua en ríos de agua viva, y sólo entendible por quien por la misericordia de Dios puede proclamar la razón de ser del evangelio..Y quien mejor que Jesús, para proclamar la primera urgencia para el corazón del hombre..Aquella decisiva manifestación de si no nacieres no puedes entrar en el reino de los cielos, hace sombra sólo a los que creen apagar con venturosas palabras el poder de Dios. El error de hacer las iniciativas y proyectos, cambios sin la dirección del Espíritu Santo y desarrollos sin la dirección del que todo lo puede, lleva intrínsicamente el sello del fracaso..Volvamos a las terminologías de adelantarnos a los promiscuos, en acciones morales, y a los que hacen violencia en caracteres de paz..Las diferencias por discrepancias de la materia y el espíritu se ven reflejadas en la convicción que por personal, te hace decidir, en que lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del espíritu, espíritu es..Hoy más que nunca, por la progresión de ciudades Ninivianas y Sodomíticas se han de esperar profetas de corbata para el decir de la profecía Bíblica, ya que la proclamación de las escrituras afirma que se era ignorándolas y consecutivamente haciendo caso omiso al poder de Dios..Dios está avergonzando a los sabios y lo seguirá haciendo, enviando al hombre Jonás por irreconocible, aunque temeroso y rebelde y cuestionador de la dirección divina, pero ante todo varón de Dios..Preparémonos para los cambios antitecnócratas del Espíritu Santo, que serán bendición para el pueblo que le busque, es santidad como virgen que espera..La verdadera espiritualidad compasiva con el prójimo, será respaldada como siempre, sin base a color de la piel, país o posición económica. Ahí la justicia de Dios..La tecnocracia, burócrata y apelativamente organizada ha de llevar la cobertura de la espiritualidad. La mezcla mal preparada y desnivelada en la proporción ante la obra que en la cruz del Calvario tuvo lugar, hace que el corazón del hombre no renazca..Hacemos la historia, pero en la fe evangélica o se está con El o se está contra El, o se es misericordioso o no, o se vive por fe o no se vive por fe..No nos han de ser remotas las palabras con las que Nicodemo fue definitivamente convertido, de que el reino de los cielos era semejante al viento, pero nadie sabe ni de donde viene ni a donde va..Es religiosidad el virtuosismo cristiano si no va acompañado de la propia experiencia del nuevo nacimiento....Veremos la gloria de Dios en nuestras calles y plazas, hogares y colegios, universidades y fábricas y lugares de representación política cuando sea proclamado el evangelio, que como reformador es savia nueva..Los dirigentes de la espiritualidad no deben adornar con palabrerías la apocalíptica realidad..La única respuesta para las abominables mudeces en tiempo de guerra y peligros, es la del arrepentimiento, que por personal, en su manifestación ha de conocido por los demás..Los valores más inmediatos, son los del comunicador que ha de hacer de atalaya y embajador, amigo y valiente intercesor ante el prójimo..Es responsabilidad de los "que tienen conversión" el ser la imagen de un predicador, aunque sabiendo que el evangelio es locura para los que se pierden..Hagamos de las parábolas de Jesús nuestro hacer diario diciendo con el gesto sereno entre las discordias de los pecadores, los errados y desencantados, heridos y perniquebrados y ante el "quid de la cuestión", que hemos conocido al Dios del amor.