A TODOS ATRAERE A MI MISMO

A TODOS ATRAERÉ A MI MISMO
Por: Jonathan Bravo
Cita Base: Juan 12:20-32
“Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta.
Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús. Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús. Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que El Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu Nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez. Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. Respondió Jesús y dijo: No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa de vosotros. Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Y Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.”
Siempre me ha llamado la atención este Pasaje de Los Griegos buscando a Jesús, claramente era una señal del inicio de que se activarían las condiciones especificas para el cumplimiento de las profecías acerca del sacrificio perfecto que tendría lugar en El Calvario. Los Griegos representaban para entonces a todo el mundo gentil, esto es: A los seres humanos no judíos. También representaban (y he compartido ya de esto) a los intelectuales, a la gente preparada secularmente, a los académicos, desde los que han estudiado un poquito en escuelas nada famosas como a los que han estado en las más famosas facultades en prestigiosas universidades. Los Griegos, como los eruditos de este tiempo, también deseaban, como desean ahora, echarle un vistazo a Jesús. Porque todo el mundo, necesariamente tiene que hacer una decisión respecto a Jesús. ¿Sabía usted eso? ¡Todos, sea quien sea, se llame como se llame, cualquiera que sea su clase y condición, en un momento de su vida se tendrán que hacer la nada célebre pregunta de Pilato: ¿Qué haré con Jesús llamado El Cristo?” (Mateo 27:22) ¿Qué hará usted con Él? En el mismo verso dieron la sentencia para Él en ese tiempo: ¡Crucifícale! En este tiempo predicamos: ¡Acéptale como tu Salvador y Señor! El mundo y el diablo dicen: ¡Ignórale! ¡Recházale! ¡Ódiale! Pero la pregunta sigue allí y de la respuesta que usted dé cómo definitiva depende su futuro eterno. ¡Créame!
Felipe y Andrés representan muy bien a los discípulos en turno, titubean un poco, especialmente cuando están ante los que en cierto modo son diferentes, pero terminan bien, presentando a Jesús y lo que sucede es que hay una sola manera en que “Los Griegos” (sabelotodo) de este tiempo, han de ser alcanzados ¡Pobrecitos ignorantes! Como no tienen Fe, Dios se toma la molestia de hacer cosas sobrenaturales por causa de ellos, para que crean y sean salvos. Ahora, para la salvación, es el mismo método que para todos… ¡Arrepentirse y Creer! La locura de La Predicación del Evangelio.
“Porque La Palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios,
Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.
Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;
pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en El Señor.” 1 Corintios 1: 18-31
Jesús, físicamente debió ser como la mayoría de los hombres judíos de su tiempo, barbudo y de pelo largo, no exactamente blanco, pues los judíos son tan parecidos a los latinos, debió ser un hombre muy fuerte y muy dinámico, pues realizaba grandes caminatas, su resistencia física quedó demostrada a toda prueba, sus ayunos y desvelos, incluso después de haber sido flagelado pudo cargar la cruz. En todo fue humano pero irradiaba el amor y la misericordia de Dios, su santidad, su sabiduría, nunca ha habido alguien que como Él, combinara el carácter perfecto, imagínese, la fuente de paz y de gozo, la justicia y severidad, la dignidad y la humildad, la autoridad y la ternura, la confianza, la paciencia y la responsabilidad y eso, por supuesto, lo diferenciaba bastante de todos los otros hombres.
La religión tiene la culpa del concepto equivocado que en el mundo se tiene acerca de la persona de Jesucristo, porque ha presentado un Jesús sin sabor, famélico y afeminado, un Jesús comercial, mejor dicho, un ídolo tradicional, en pocas palabras un Jesús religioso. Las imágenes más famosas del supuesto Jesús en el arte han sido utilizadas para dirigir a las personas a sentimientos de lástima, a peregrinaciones por las calles y han sido usadas también para decorar lápidas, sarcófagos y esculturas funerarias; dominando entre todas las imágenes la del renacimiento, de Miguel Ángel, quien en la búsqueda de la representación de la estética, heredó lo que millones han aceptado como la representación del Cristo ideal, la religión adora a Jesús como un muerto.
¡El mundo está harto de religiones, por lo regular, las personas relacionan a Dios con su propia religión, pero el espíritu humano necesita Vida, el mundo necesita conocer al VERDADERO JESUS! Mire cómo se profetizaba a Jesús en uno de los salmos:
“Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; La gracia se derramó en tus labios;
Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre. Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente,
Con tu gloria y con tu majestad. En tu gloria sé prosperado;
Cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, Y tu diestra te enseñará cosas terribles. Tus saetas agudas, Con que caerán pueblos debajo de ti, Penetrarán en el corazón de los enemigos del rey. Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos; Desde palacios de marfil te recrean. Hijas de reyes están entre tus ilustres;
Está la reina a tu diestra con oro de Ofir.” Salmo 45:2-9
Es muy poético y cargado de símbolos, podríamos hasta estudiar Teología en este Pasaje, pero no es el caso; mejor miremos cómo lo profetizó Isaías unos 700 años antes de que naciera:
“¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? Subirá cual renuevo delante de Él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en Él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.
Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.
Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros. Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.
Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.
Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo Él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” Isaías 53
¿Qué significa “Despreciado”? ¡Significa disminuirle a nada su justo precio! ¿Qué significa “Desechado”? ¿Para qué sirve un desecho? ¡Para mandarlo al bote de la basura! Es lo que la gente ha hecho con Cristo. Quiere todo lo que ve y sabe que hay en el mundo, quiere su religión, su pecado, su dinero, sus dioses y diosas, pero rechaza a Cristo ¿Qué significa “Escondimos de Él el rostro”? ¡Avergonzarse de Él! ¡Que no vayan a saber que ya leo La Biblia, que me congrego con los cristianos! ¡Avergonzarse! ¿No hay parecer en El ni hermosura? ¿Quién es Jesucristo para usted? ¿Es solo una imagen? ¿O es su Salvador y Señor? ¿Usted sí quiere que se sepa?
Una de las cosas que tuvieron que enfrentar los primeros discípulos fue la burla de quienes habían mirado o se enteraron de cómo fue que murió El Señor. ¿Ese que murió en la cruz es su salvador? ¿Ese es su Rey? Y El Señor levanta a un Pablo quien hace unas declaraciones poderosas como estas: ¡Si, El Es El Señor! “¡Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un Nombre que es sobre todo nombre, para que en El Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es El Señor, para gloria de Dios Padre!” (Filipenses 2:5-11) “¡Y no me avergüenzo del Evangelio porque es Poder de Dios, Potencia del cielo!” (Romanos 1:16)
Otra cosa, entre los primeros cristianos había gente que conoció físicamente a Jesús y de cierta manera creían que tenían más derecho o mas privilegios por ese hecho, que gente como Pablo o los otros hermanos que habían llegado a la Fe. Y El Espíritu Santo por medio de Pablo les hace saber que no había allí ningún mérito, que Jesús había sido ya glorificado y que ya no era solamente el hombre que caminó sobre los caminos polvorientos de Galilea, que todos los discípulos debían conocer, rendirse, obedecer y servir a Jesús espiritualmente. Pablo escribe en 2 Corintios 5:16:
“De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.”
Vamos a nuestro tema, Jesús dice: “A todos atraeré a mí mismo.” ¡A Todos! ¿Qué significa eso? ¿Se refiere a la popularidad que tuvo al principio de su ministerio en este planeta? ¿Quiso decir que le interesaba llamar la atención como los hartistas? ¿Le faltaba cariño? ¡No! Él está declarando que razones muy poderosas, todos vendrían a Él buscando esperanza. Está profetizando el cumplimiento del propósito por el que vino y la posibilidad de la salvación abierta para todos. El dice:
“Todo lo que El Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Y esta es la voluntad del Padre, El que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en Él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Murmuraban entonces de Él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. Ninguno puede venir a mí, si El Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.”
Juan 6:37 – 44
“Ninguno puede venir a mí, si El Padre que me envió no le trajere.” Aquí El Señor utiliza una palabra que realmente significa “arrastrar” y se refiere a una manera poderosa y sobrenatural cuando Dios propicia que las personas lleguen a entender que deben ser salvos y vivir para agradarle verdaderamente. Tiene que ver con el libre albedrio, sí, pero tiene mucho que ver con la misericordia del Padre “Por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” (2 Timoteo 2:25,26) La Verdad es Jesucristo y conocerle nos libera. ¡Jesús es La Persona más magnética que haya podido existir en este mundo! ¡El es El Más atractivo de todos los seres que hayan pisado esta tierra! ¡El atraerá hacia Sí a todos!
Hermanos, déjenme profetizar algo, si nosotros como Centro Cristiano Hispano le creemos a Dios le obedecemos para hacer todas las cosas según su voluntad enseñada en La Biblia, seremos testigos de la llegada de muchas personas, de los perdidos, de los incrédulos, de los religiosos y aun de los llamados “cristianos evangélicos” de diferentes denominaciones que necesitan llegar a los pies de Cristo (A veces estos son los más difíciles de alcanzar). Pero un momento, un momento. No es por causa del Centro Cristiano. Si, nosotros vamos a dedicarnos a hacer lo que vamos aprendiendo, pues somos discípulos, vamos a esforzarnos, vamos a trabajar, vamos a adorar en Espíritu y en verdad, vamos a orar pidiendo que El Espíritu Santo quite esas vendas espirituales de los que no conocen al Señor y no obedecen al Evangelio, vamos a ser fieles a Dios y constantes, pero El que hace la obra es El Señor, “No es con espada ni con ejército…” ¿recuerda? El Espíritu Santo me dio una convicción tremenda acerca de esto mientras preparo este Mensaje ¿Puede creer conmigo esto que le estoy hablando? Miremos algunas de Las Escrituras que nos aseguran esto:
“También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.” Juan 10:16
“Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su Nombre, viendo las señales que hacía. Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues Él sabía lo que había en el hombre.” Juan 2:23-25
“Entonces le dijeron: ¿Tú quién eres? Entonces Jesús les dijo: Lo que desde el principio os he dicho.
Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros; pero el que me envió es verdadero; y yo, lo que he oído de Él, esto hablo al mundo.
Pero no entendieron que les hablaba del Padre.
Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó El Padre, así hablo.
Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo El Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada. Hablando Él estas cosas, muchos creyeron en Él.
Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permaneciereis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:25-32
“Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?
Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos.
Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea.
Respondió el hombre, y les dijo: Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.
Desde el principio no se ha oído decir que alguno abriese los ojos a uno que nació ciego.
Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer.
Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron. Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en Él?
Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, Él es.
Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.
Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados. Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos?” Juan 9:26-40
“Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro,
porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.” “Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en Él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió;
y el que me ve, ve al que me envió. Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.
Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.
Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; El Padre que me envió, Él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como El Padre me lo ha dicho.” Juan 12:10,11; 12:42-50
Para terminar permítame hablar de La Garantía para que esto suceda, para que la gente crea y sea atraída a Jesús. Recuerda usted qué es lo que dice como una implicación. (Una implicación se representa P → Q Si P entonces Q) De esta manera El Señor dice a los Judíos, a los Griegos, a los Mexicanos, a todos los Hispanos y a todo ser humano:
“Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.” Juan 12:32
No dice que los atraerá a una religión, a ceremonias o rituales, no dice que les atraerá a algún sistema político o económico que hará millonarios, no dice que les atraerá a algún ambiente artificial para que la gente solamente se desahogue de sus pesares,
SER LEVANTADO DE LA TIERRA significa varias cosas, todas al parecer ya han sido cumplidas menos una. La cual se halla en proceso en el presente. Jesús levantado de la tierra, antes que nada se refiere a ese día infame, como no ha habido otro, cuando El Hijo de Dios fue colgado en la cruz entre el cielo y la tierra, ¡La crucifixión del Señor sí representa el gran amor de Dios, pero también denuncia qué tan pecadores y malvados somos los seres humanos! ¡Cristo Crucificado! ¡No hay otra manera de ser salvo! ¡Allí se abrió la puerta para tu salvación! ¡Allí se pagó el alto precio por el perdón de nuestros pecados! Si eso no te atrae a Jesús eres el más ingrato y serás condenado por huir de su amor siendo malagradecido.
SER LEVANTADO DE LA TIERRA apunta hacia la victoria sobre la muerte. ¡Jesús no quedó en la cruz ni en la tumba! ¡El Padre le levantó de entre los muertos y vive para siempre! Jesucristo atrae a los hijos de Dios porque en El está ese misterioso poder para vivir en victoria sobre todas las cosas, sobre toda la maldad, sobre todas las circunstancias. ¡Cristo Vive para siempre y eso garantiza nuestra victoria y nuestra resurrección! Si usted y yo queremos levantarnos de la vida derrotada, dejar de ser dominados por el diablo y el pecado, si queremos asegurar La Vida Eterna, ¿Qué esperamos? ¡Vengamos al Señor! ¡Hay victoria en El y en su Poderoso Nombre!
SER LEVANTADO DE LA TIERRA demuestra que “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un Nombre que es sobre todo nombre, para que en El Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es El Señor, para gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2:9-11) Jesús realizó completamente su obra, Ascendió al Cielo y ha dejado al Espíritu Santo para convencer a la humanidad del pecado, de la justicia y del Juicio. A los que ya creemos, El nos suministra La Vida Abundante y nos da la esperanza de que pronto veremos a nuestro Señor y Rey, porque El prometió regresar para levantarnos hacia El, sin importar si estamos vivos o muertos, pues de cualquier manera nos trasformará o nos levantará desde la tumba y mientras eso sucede, nada en este mundo puede separarnos de Cristo Jesús. Si usted quiere tener esa esperanza, tener un refugio seguro para tantas aflicciones de esta vida y quiere estar listo para el regreso de Cristo, Venga a Él, crea en Él, renuncie al pecado, deje esa vida mundana y busque agradar a Dios. ¡El fue levantado de la tierra pero volverá, seguro que vendrá! ¡No vendrá para que se burlen de Él y le crucifiquen, Viene a Juzgar y a reinar!
SER LEVANTADO DE LA TIERRA ¡Significa el reconocimiento, la alabanza, la adoración, la gratitud, la honra y la gloria debida a El porque es El Único digno! No hay celebridades, no hay estrellas, no hay famosos, no hay héroes ni ricos o poderosos, todos los seres humanos somos terrenales, somos polvo y nuestra existencia en este planeta es temporal. Y si hay algo de veras importante que debemos hacer mientras vivimos es reconocer que Jesucristo es El Rey de reyes y Señor de señores. Cuando los cristianos (hablo de los verdaderos) cuando los cristianos de veras exaltemos a nuestro Señor en todas las áreas de nuestra vida, honrándole, el resto de los hombres tendrá la oportunidad de mirar la realidad y deseará acercarse a Aquel que murió para que nosotros viviéramos y resucitó para que nosotros no muramos. Correrá hacia Jesús, El Hombre que vino del cielo.

CENTRO CRISTIANO HISPANO P. O. Box 3455 Santa Rosa, CA. 95404 cchsr@gmx.us