Un Asunto de Fe

¡Mateo 28:19 es el mandamiento, pero Hechos 2:38 es el cumplimiento!

¿Será que Pedro se equivocó? ¿Será que en un momento de emoción hizo una
declaración errónea? ¡Absolutamente no¡ Las palabras del Señor Jesús estaban
frescas en su mente, y además estaba hablando bajo la Unción del Espíritu
Santo que acababa de recibir. El Señor Jesús tampoco hubiera permitido que
un error de esa índole quedara registrado en la Biblia, especialmente sin ser
corregido, y mucho menos en el día de Pentecostés. (El día que Dios escogió
para el cumplimiento de Joel 2:28-32).
Si hubiera sido un error, Pedro lo podría haber corregido más adelante
(notemos que ellos eran muy celosos, de tal manera que no dejaron pasar por
alto el caso de la circuncisión y tuvieron que hacer un concilio - Hechos 15)
pero nunca cambió. Incluso ¡LA IGLESIA PRIMITIVA SIEMPRE
BAUTIZO EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS!

Mateo Estaba Presente

En el día de Pentecostés, Mateo aun no había escrito su evangelio, que fue
escrito veintidós años más tarde. Mateo no solo hubiera corregido a Pedro,
sino que debería haberlo corregido si es que se trataba de un error. Al
contrario, Mateo apoya la declaración de Pedro.
O sea que, la declaración de Pedro en el día de Pentecostés (el día en que
nació la iglesia) es la correcta. Si la pregunta que se hizo en el día de
Pentecostés no ha cambiado (varones hermanos ¿que haremos?) tampoco la
respuesta a cambiado. En el nombre de Jesús, es la forma en que
comprendieron los apóstoles las palabras del Señor. Así lo entendieron ellos.
Y la Biblia dice: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas,
siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).
Once años después del día de Pentecostés, hayamos a Pedro en la casa de

7

Cornelio, mandando todavía a que la gente se bautizara en el nombre del
Señor Jesús. Si acaso se hubiera equivocado anteriormente, en estos once
años Pedro tenia más que suficiente tiempo para corregir su error. Pero él no
cometió ningún error.
Cuando Pedro vio como el Señor Jesús había llenado a Cornelio y a su casa
con el Espíritu Santo (y ellos eran gentiles), dijo: “¿puede acaso alguno
impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu
Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor
Jesús” (Hechos 10:47-48).
Este suceso en la casa de Cornelio es muy importante, porque hay aquellos
que dicen que el bautismo en el nombre del Señor Jesús solo era para Judíos.
Pero aquí hallamos a Pedro mandando u ordenando que los gentiles también
se bautizaran en el nombre del Señor Jesús. ¡No hay un bautismo para judíos y
otro para gentiles¡ la Biblia claramente dice: “Un Señor, una fe y un
bautismo” (Efesios 4:5). Así como no hay dos evangelios (Gálatas 1:6-8),
tampoco hay dos bautismos que acepte el Señor Jesús. Veamos como
bautizaban algunos otros de la iglesia primitiva.
Felipe fue a samaria donde tuvo un gran éxito. Había milagros, sanidades,
señales, y la gente se convertía al Señor (Hechos: 5-8). Pero, ¿cómo bautizaba
Felipe a los samaritanos (no judíos) que se convertían al Señor? “Cuando los
apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la
palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido,
oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo, por que aun no había
descendido sobre ninguno de ellos, si no que solamente habían sido bautizados
en el nombre del Señor Jesús” (Hechos 8:14-16.) ¡Los samaritanos también
fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús!
Ananías fue el discípulo que usó el Señor para la conversión de Saulo (Pablo)
¿Cómo le mandó Ananías a Saulo (Pablo) que fuera bautizado? En el
testimonio que dio el Apóstol Pablo en Jerusalén, relató como Ananías vino
donde él estaba en Damasco, y entre otras cosas, le dijo: “Ahora, pues, ¿por
qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su
nombre” (Hechos 22:16). Ananías también bautizaba en el nombre de Jesús, y
Pablo también fue bautizado en el nombre de Jesús.

8

Pablo era el apóstol a los gentiles, por lo tanto, nos debe interesar como
bautizaba él. “Aconteció que entre tanto que Apolo estaba en Corinto, Pablo,
después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos
discípulos, les dijo: ¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le
dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿en qué
pues fuisteis bautizados? Ellos dijeron: en el bautismo de Juan (bautista). Dijo
Pablo: Juan bautizo con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que
creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo.
Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.”
(Hechos 19:1-5.) ¡Los efesios también fueron bautizados en el nombre del
Señor Jesús! No se requiere de un estudio muy profundo del libro de los
Hechos, para descubrir y notar que TODOS LOS DISCÍPULOS de la iglesia
primitiva FUERON BAUTIZADOS EN EL NOMBRE DE JESÚS. Ninguno
fue bautizado de otra forma. Si usted ha sido bautizado de alguna otra forma,
si ha sido bautizado con la invocación literal “en el nombre del Padre, y del
Hijo y del Espíritu Santo”, ¿cómo se debe sentir al considerar que NADIE EN
LA BIBLIA FUE BAUTIZADO ASÍ? Piénselo por un momento amigo lector,
¿No deberá eso hacerlo estar incomodo?